26 de Septiembre de 2018

Opinión

Juegos psicológicos

Nunca es demasiado tarde ni demasiado pronto para tomar las riendas de nuestra vida...

Compartir en Facebook Juegos psicológicosCompartir en Twiiter Juegos psicológicos

Toma tu vida en tus propias manos, ¿Y qué sucede entonces?: una cosa terrible, que no tienes a nadie a quién echarle la culpa.-  Anónimo

Nunca es demasiado tarde ni demasiado pronto para tomar las riendas de nuestra vida. Te propongo revisar con honestidad y, si fuera el caso, tomar las medidas que te convengan.

Existen “juegos psicológicos” que nos impiden ser libres. Uno de los más comunes es el del “triángulo” formado por: 

El perseguidor/a: es quien actúa bajo el influjo de la agresividad; necesita de una víctima para poder existir, pues en ella ejerce su poder. 

Las personas perseguidoras quieren corregir el mundo, son jueces implacables, “persiguen” el poder y el control de situaciones y personas; deseando que los demás piensen, sientan y actúen como ellos creen que es bueno, y quien no lo haga será descalificado o castigado.

La víctima: es quien actúa movida por el resentimiento. Es alguien con miedo de afrontar su realidad. 

Para las víctimas su vida es un actuar en contra de sí mismas y también de los demás, actuación que termina por confundirlas pues les será muy difícil distinguir a la verdadera persona que es, entre tantas máscaras que se ha fabricado; las víctimas desarrollan consciente e inconscientemente maneras muy dañinas en contra de aquellos a los que han “tenido” que dedicar su vida. 

Emplean el chantaje, la manipulación, el llanto incontenible, reclamos verbales para obtener más atención y tiempo; utilizan también reclamos indirectos por medio de enfermedades. 

El estado permanente de la víctima es la queja, el dolor, el resentimiento y la insatisfacción.

El rescatador/a: siempre actúa bajo la influencia de la culpa y se llena de satisfacción cuando se encuentra cerca de un perseguidor, ya que sólo así podrá rescatar a la víctima y jugar el rol del “bueno/a de la película”. ¡Ayudar a los demás en algo y terminan desvalorizando la capacidad de los otros! Les encanta adjudicarse problemas ajenos y generalmente abandonan los propios para resolver los de otros,  ya que esto es menos doloroso y comprometedor.

Los seres humanos somos proclives a jugar alguno de estos roles; puede predominar uno de ellos, y hay que estar muy conscientes para no quedar atrapados en este juego tan peligroso.

 Hay que reflexionar y aceptar que cada quien es responsable de la actitud que asume ante la vida. NADIE puede vivir la vida por otro, solamente la suya.

¡Ánimo! hay que aprender a vivir.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios