21 de Agosto de 2018

Opinión

Juicios orales, nada nuevo en la milicia

Todo militar juzgado se presume inocente en todas las etapas del proceso; las partes en juicio recibirán el mismo trato y oportunidades.

Compartir en Facebook Juicios orales, nada nuevo en la miliciaCompartir en Twiiter Juicios orales, nada nuevo en la milicia

La entrada en vigor en México, este 18 de junio, del Nuevo Sistema de Justicia Penal supuso por parte del Legislativo la adecuación de las leyes castrenses a los demás ordenamientos jurídicos. Sin embargo, pocos saben que este sistema no es novedoso para las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena) y de Marina (Semar), pues los juicios orales han sido cotidianos en tribunales militares.

Incluso los Consejos de Honor, que conocen de las faltas graves a la disciplina, se realizan en sesión abierta en los buques, cuarteles o dependencias, con las formalidades de un juicio oral en donde se escucha al fiscal, al defensor y al propio “acusado”.

Marina y Ejército informaron de los siguientes cambios: la Procuraduría General de Justicia Militar es ahora Fiscalía; se crearon Tribunales Militares de Juicio Oral y Juzgados Militares de Control; se transformó el Cuerpo de Defensores de Oficio en Defensoría de Oficio Militar; el Supremo Tribunal Militar ahora es Tribunal Superior Militar; además, se eliminarán los Consejos de Guerra y Juzgados Militares adscritos a las Regiones Militares. 

De lo relevante: ahora todo militar juzgado se presume inocente en todas las etapas del proceso; las partes en juicio recibirán el mismo trato y oportunidades; la víctima u ofendido contará con un asesor jurídico (antes lo eran sólo del mando). Y la cereza del pastel: se reconoce como víctimas del delito a terceras personas que resulten afectadas y se reparará el daño, algo en lo que han insistido organismos defensores de los derechos humanos.

Sin duda, de avanzada estos cambios, el reto es materializar las reformas constitucionales y legales para hacer realidad lo que planteó el presidente Peña Nieto: “Que todo el que se queje con justicia obtenga una solución satisfactoria y, en general, hacer de México una nación más justa”.

Ahora corresponde a los mexicanos conocer nuestros derechos y saber dónde y cómo reclamarlos.

Anexo "1"

Cómo llegamos a odiarnos

¿Cuándo llegó a ser popular el término homofobia?, me pregunto en el contexto de la tragedia ocurrida el domingo pasado en un club nocturno en Orlando, Florida. Leo que el vocablo fue utilizado por primera vez por el psicólogo estadounidense George Weinberg en 1971 para describir rechazo, miedo, repudio, prejuicio o discriminación hacia mujeres u hombres que se reconocen a sí mismos como homosexuales. Y no es una fobia, porque la homofobia  es motivada por el odio, que en el extremo lleva a un individuo a agredir de forma verbal o física a otro de condición homosexual, y en algunos casos incluso puede llegar a matar a causa de ello.

Entiendo que pueda haber cierta antipatía por determinadas personas, o intolerancia sobre su forma de ser o actuar, pero no entiendo cómo se puede llegar al extremo de atentar contra sus vidas. Y eso ocurre también aquí, pues ahora vemos eventos impensables hasta hace algunos años cuando había seguridad en casi todo México... pero hoy la inseguridad está en casi todo el país.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios