18 de Julio de 2018

Opinión

Korenfeld; los abusos del poder

Se transgrede la ética cuando las acciones se orientan hacia el beneficio propio en perjuicio de otros.

Compartir en Facebook Korenfeld; los abusos del poderCompartir en Twiiter Korenfeld; los abusos del poder

El  abuso del poder ha estado presente en todas las épocas y con diferente ropaje porque suele implicar una situación de dominio que puede darse en muchos ámbitos de la vida cotidiana, pero principalmente lo percibimos en los políticos.

Es simple: se transgreden los límites de la ética cuando las acciones se orientan hacia el beneficio propio en perjuicio de otros. Y estas conductas no son privativas de civiles, también en instituciones como el Ejército y la Marina, donde hasta los años ochenta, los mandos medios eran amos y señores en sus barcos, unidades o cuarteles. 

En esos tiempos, en la Armada era común que oficiales utilizaran asistentes para realizar trabajos en sus domicilios; disponían de material y equipo a su arbitrio y se transportaban en vehículos oficiales como si fueran propios. 

Estas conductas no sólo eran toleradas por los mandos superiores, sino incluso alentadas. Esto parece que ya cambió.

Sea en el ámbito civil, privado o militar, a la mayoría le indignan los casos de corrupción, abuso de poder, nepotismo, tráfico de influencias o enriquecimiento ilícito de algunos funcionarios y políticos, y más aún cuando el abuso de poder  hace eco en sus familiares, que se sienten con facultades para hacer uso de privilegios que no les corresponden.

El más reciente caso, de todos es sabido, es el del director de la Comisión Nacional del Agua, David Korenfeld, exhibido en redes sociales utilizando un helicóptero oficial para trasladarse junto con su familia a vacacionar. 

Imagínese que un comandante de la Marina utilizara su barco para ir de pesca con su familia. 

El pago por el servicio fue la aceptación implícita y explícita del funcionario de que se extralimitó en sus funciones y facultades, aunque el daño está hecho y se añadió “una raya más al tigre”. 

Falta mucho para erradicar estas prácticas que dejan muy mal parado al funcionario, al Gobierno y al país. Esto habla de que la Ley de Responsabilidades de Servidores Públicos es letra muerta y, como están las cosas, la famosa ley anticorrupción les hará “lo que el viento a Juárez”.

Anexo “1”

Conócete a ti mismo…

Hay un famoso discurso titulado “Conoce a tus hombres, conócete a ti mismo”, del Mayor C,A. Bach, del Ejército de Estados Unidos a un grupo de oficiales que terminaban su entrenamiento en Fort Sheridan, en el año de 1917. Fue publicado en la Revista Proceedings, del mes de abril de 1971. Cito aquí un párrafo de la traducción que hizo el entonces Capitán de Fragata Hugo Acosta Aguilar, en el número 43 de abril de 1984 de la Revista del Centro de Estudios Suoperiores Navales.

"El tercer elemento para alcanzar la autoridad es la fuerza moral. Para ejercerla has de vivir limpiamente, debes tener la capacidad de reconocer lo que es correcto de lo que no es, y la voluntad de hacer lo correcto”.

Como se ve, el abuso de poder ha estado presente en todas las épocas… y será difícil de erradicar.

* El discurso completo al que hago referencia, puede leerse haciendo clik aquí

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios