23 de Septiembre de 2018

Opinión

La batalla contra la impunidad

Por enésima ocasión, el gobernador Carlos Joaquín González lanzó duras declaraciones contra su antecesor priísta y su equipo de colaboradores cercanos...

Compartir en Facebook La batalla contra la impunidadCompartir en Twiiter La batalla contra la impunidad

Por enésima ocasión, el gobernador Carlos Joaquín González lanzó duras declaraciones contra su antecesor priísta y su equipo de colaboradores cercanos que participó en el saqueo a las arcas públicas quintanarroenses, asegurando que no se permitirá la impunidad y que se actuará con todo el peso de la ley.

“No podemos permitir la impunidad, vamos a actuar con la fuerza de la ley contra los responsables en caso de encontrar irregularidades derivadas de las revisiones a fondo que se realizan en las distintas áreas de la administración pública estatal”, dijo el mandatario caribeño ante un grupo de senadores de la República.

Esta promesa reiterativa de llevar ante la justicia a Roberto Borge y su camarilla se da en medio de una andanada de reclamos de la sociedad quintanarroense, que esperaba acciones contundentes e inmediatas en contra del ex gobernador y su pandilla, lo que no se ha visto hasta el momento.

Y es que a pesar de que se tienen elementos claros para actuar contra personajes como el ex titular de finanzas, Juan Pablo Guillermo Molina; la ex directora del IPAE, Claudia Romanillos Villanueva; el ex titular de CAPA, Gustavo Guerrero Ortiz; el director de VIP Saesa, Carlos Acosta, y contra el propio Roberto Borge, la meticulosidad con la que el nuevo gobierno está revisando las cuentas y armando los expedientes se puede confundir muy fácilmente con tortuguismo.

El discurso de los nuevos funcionarios, incluyendo diputados del PAN y PRD, es muy similar a lo que señaló este fin de semana el gobernador: las cosas van lentas porque se está revisando a fondo para proceder, en su momento, con todos los elementos para llevar ante la justicia y castigar a quienes se lo merezcan.

Sin embargo en la tardanza hay un enorme riesgo, porque si bien es cierto que armar un expediente en toda forma es fundamental para que un proceso legal tenga éxito, también es cierto que este mismo tiempo sirve al ex gobernador y los funcionarios acusados de complicidad en el despojo público para armar sus propias estrategias de defensa con toda calma, e incluso hasta planear una eventual fuga.

De hecho, ni el ex gobernador ni sus ex colaboradores parecen estar muy preocupados por el futuro. Se les ve, con toda libertad, disfrutando de lo “ganado” en centros recreacionales, restaurantes y lugares turísticos. 

Esta evidente despreocupación no ha pasado desapercibida para la gente, que desconcertada no sabe si en realidad se está tejiendo una estrategia fulminante para llevarlos a la cárcel, o si es que el nuevo gobierno les está dando atole con el dedo.

Por eso, Carlos Joaquín volvió a ser claro: no se permitirá que salgan impunes… pero el tiempo, sigue corriendo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios