16 de Octubre de 2018

Opinión

La caja idiota y el amigo inesperado

Twitter y las redes sociales en general, son poderosas herramientas de comunicación que han roto con varios esquemas y mitos...

Compartir en Facebook La caja idiota y el  amigo inesperadoCompartir en Twiiter La caja idiota y el  amigo inesperado

Twitter y las redes sociales en general, son poderosas herramientas de comunicación que han roto con varios esquemas y mitos sobre la importancia de internet en la vida real, al grado representar hoy en día una fuente de datos para el periodismo. Sin embargo, este medio de difusión corre peligro de perder su seriedad, por el uso banal e insulso que otros se han dispuesto a darle ante los ojos de la comunidad.

Dice una canción: “Video killed the radio star”, y en internet, se aplica como un refrán a todo aquél recurso que implique solamente la palabra, como los blogs, pues escribir compite en desventaja con los videos y otros medio digitales hoy tan de moda. Pero los 140 caracteres de Twitter demostraron que, si el mensaje es conciso y claro, la gente dentro y fuera de línea lo leerá y hará algo respecto a ello. Ejemplo de esto son los movimientos sociales desde #VotoNulo, #YoSoy132 a las mil versiones de #YaMeCansé.

Este resurgir del poder de la palabra y frase corta representa para el periodismo una tabla de salvación y condenada, pues por un lado, el mundo digital es el presente en el arte de informar con oportunidad, y un reto casi insalvable para los medios en papel. Pareciera entonces que Twitter fuera un “enemigo” del periodismo tradicional, sin embargo, realmente es un aliado de mucho mayor peso del que se cree, en especial, cuando tomamos en cuenta el uso que se le da en otros medios masivos.

La televisión pública mexicana se caracteriza por el tinte popular de sus programas, cierto grado de desinterés por informar, y su masiva inserción en la sociedad, mucho mayor que cualquier otro medio de comunicación, y más poderoso que internet mismo. Y es este dominio el que pone en peligro la evolución de Twitter en una plataforma informativa con verdadero poder.

#YoConfieso que hace un par de días, me topé en la televisión con el programa matutino de TV Azteca, “Venga la alegría”, en un segmento en el que mostraban al aire las respuestas de los usuarios de Twitter a ciertas preguntas cotidianas, y al mismo tiempo, insulsas. Aún a sabiendas de que este show está enfocado al público en general y que no tiene la intención de hacernos pensar demasiado, me pareció interesante el uso tan simplista que le dan a la interacción con los usuarios de internet, al únicamente preguntarles banalidades inofensivas. Otro singular ejemplo es “Ventaneado”, donde la red se utiliza como el patiño del periodismo de espectáculos, principalmente por el uso de los memes, y uno que otro “tweet”, cuando se pelean los artistas. Todo esto presenta una idea endulzada, inofensiva y cómica de las redes sociales, restándole importancia a los ojos del televidente común, que tendrá en mente que de Twitter, nada serio puede salir.   

Caso interesante sería que la interacción con internet se presentará en programa de opinión y noticieros con preguntas más elaboradas. Evidentemente, esto es pedir demasiado y ser un tanto utópico respecto al futuro de internet en los canales de comunicación del país, pero –y en México siempre hay uno -, esto no necesariamente es una ilusión, pues hay un medio que sí tiene el poder para colocar a internet en el lugar que merece: los escritos.

El mundo digital restó poder a los diarios y muchos ya dan por muerto a este medio tradicional. Sin embargo, tal vez la forma esté destinada a retirarse, no así el fondo: la propuesta de informar, y el “target” al que va dirigido, pues los medios escritos son la tabla que los digitales tienen para no perder la seriedad que necesitan para ser tomados en cuenta como un medio de información verdadero y en tiempo real, y no sólo como el bufón de los programas de televisión, o perdido en un segmento secundario al final del noticiero.

La razón de esta singular alianza, es que el lector de un diario está acostumbrado a formar su opinión sin las prisas de la televisión o la radio, y a diferencia de lo que sucede con las cápsulas informativas que estos medios ofrecen, no perderá el hilo de la noticia por buscar información en las redes sociales, pues su fuente está físicamente con él, ya sea en papel o digital.

A fin de cuentas, si de medios escritos y redes sociales hablamos, es evidente que entre lectores se entienden. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios