21 de Septiembre de 2018

Opinión

La calidad de la enseñanza, en crisis

Los costos que experimenta hoy la crisis económica para acceder al estudio se han elevado a márgenes...

Compartir en Facebook La calidad de la enseñanza, en crisisCompartir en Twiiter La calidad de la enseñanza, en crisis

Los costos que experimenta hoy la crisis económica para acceder al estudio se han elevado a márgenes donde cada día tiene menos accesos la población laboral, sea esta pública o privada. Pero lo peor es que la educación, hoy en día, deja mucho qué  desear, en calidad para los nuevos tiempos que exige una mano de obra calificada. En esto el internet ha contribuido enormemente porque ha hecho a los estudiantes más dependientes de distractores, por los altos grados de distracción y disturbios emocionales que causan en la población juvenil escolar. La herramienta cibernética que debiera servir como instrumento de coyuntura para el proceso enseñanza-aprendizaje, ha resultado gran aliada en el extravío a la senda que construye el camino al conocimiento.

Pero veamos el costo de lo que implica un colegio de educación primaria de 3 a 5 estrellas, donde la inscripción permea entre mil y dos mil pesos con mensualidades de 900 a dos mil pesos. En el caso de la escuela pública, el costo entre cuotas, uniforme, libros, alimentos y transporte, le cuesta a un trabajador asalariado mil pesos de inicio y mensualidades (por los mismos gastos) de 500 a 900 pesos mensuales. En el caso del estudiante universitario el costo se eleva casi cuatro veces más que los de la primaria. 

Tomemos en cuenta que los aumentos salariales no se dan de acuerdo al crecimiento inflacionario, ni al elevado costo de la vida que crece en el termómetro que marcan los precios del mercado y los gasolinazos mensuales, de este depauperado país, más preocupado en sacar sus famosas “reformas” (energética, educativa y hacendaria) que en tratar de elevar el nivel de vida de la sociedad.

Entre maestros mal pagados, de preparación pedagógicamente nula; una juventud distraída en el vaivén de la escasez en valores éticos y morales; una sociedad que va alcanzando niveles caóticos, en las contradicciones entre el sector magisterial y un gobierno empecinado en modificar las condiciones legales y salariales adversas, hoy pareciera un nudo gordiano la crisis educativa, ante una sociedad que tímidamente  reclama espacios para ser más benigna y pasajera esta crisis que toca fondo, desde los últimos seis años del pasado gobierno de Felipe Calderón y los dos que se cumplen del priista Enrique Peña Nieto. 

Por su parte la estructura empresarial exige al mercado nuevos profesionales que hagan de la calidad una excelencia, y del conocimiento a la tecnología, un arte. Todo esto a pesar de que el modelo globalizador de la economía cada día cumple menos con el objetivo para lo que fue creado, que es medir con un solo rasero las ganancias colectivas del capitalismo. Este modelo comienza a mostrar su rostro en decadencia, y en la sustitución, la reconversión de un nuevo capitalismo (orden mundial) que obligue a reconvenir la apertura y respiro, tanto en el sector laboral, como en el comportamiento del mercado. Por ello la educación requiere dar más acceso a la población joven que mañana servirá en la gran maquinaria estructural del capital. 

Si la presión sigue aumentando puede revertirse en desajustes sociales que desemboquen en conflictos de enfrentamiento entre el Estado y la sociedad. Ojala y no lleguemos a tanto.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios