14 de Diciembre de 2018

Opinión

La catedral de la salud

Algunos creen que está de moda hacer ejercicio, pero estoy seguro que es mucho más que eso.

Compartir en Facebook La catedral de la saludCompartir en Twiiter La catedral de la salud

No es ningún hospital de tercer nivel o alguno otro que no se haya concluido, a este templo acuden  todos los días  y desde muy temprano numerosos feligreses de prácticamente todas las parroquias de Mérida y otros que ni siquiera profesan religión alguna, llevados únicamente por un fin: la salud, unos para recuperarla, otros para conservarla y otros más para incrementarla. 

Así como la otra catedral tiene un arzobispo, ésta, si lo tuviera, creo que bien podría ser don Leonel Macías, pues le profesa un especial afecto a este recinto, asistiendo todos los días y conviviendo con todos, impartiendo consejos y experiencias o estrechando viejas o germinando  nuevas amistades. 

Este templo abre desde las 5 de la mañana y cierra hasta las 11 de la noche de todos los días del año y prácticamente todo el día hay cristianos cultivando el templo del Espíritu Santo.

Este templo no pude ser otro  que el Estadio “Salvador Alvarado” que con sus  74 años se mantiene muy rejuvenecido y revitalizado por las cirugías plásticas que ha recibido en los últimos años, pero sobre todo por la gran cantidad  de parroquianos que ahí acuden cotidianamente  haciendo uso de sus muy diversas áreas: canchas de atletismo, basquetbol, futbol, tenis y beisbol, sus gimnasios, su alberca, entre ellos  unas guapas señoras que practican taebo.

Algunos creen que está de moda hacer ejercicio, pero estoy seguro que es mucho más que eso, pues el ejercicio ya está formando parte del quehacer cotidiano de muchas personas que han tomado conciencia de los evidentes beneficios que proporciona a la salud, no sólo física sino también emocional: “Mente sana en cuerpo sano”. 

La actividad física obliga a una dieta balanceada que evite los alimentos chatarra, el tabaquismo y el abuso en el consumo del alcohol, que son factores predisponentes para muchos padecimientos que reducen la calidad y cantidad de vida. Cuando el rendimiento físico se incrementa por la constancia, el cuerpo produce endorfinas que son substancias muy parecidas a la morfina,  que explican la sensación de bienestar y la dependencia al ejercicio. 

Al Estadio también se le ha llamado la Catedral del Deporte Yucateco porque en él se han llevado a cabo importantes eventos deportivos y muchos yucatecos han  realizado hazañas deportivas memorables, algunos de ellos tienen sus nombres inscritos en el Jardín del Deportista del Estadio, donde se encuentran los que han se hecho acreedores al mérito deportivo que se otorga cada año.

El Estadio comparte con el Centro Dermatológico el día de cumpleaños -1 de febrero- sólo que éste con 10 años menos, los dos contribuyen al mismo fin: la salud. Espero que en el próximo aniversario,  los recursos para la celebración de la catedral, alcancen también para esta otra concurrida capilla de la salud cutánea.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios