22 de Octubre de 2018

Opinión

La economía subterránea

Este tipo de economía tiene su máximo exponente en la llamada piratería y la venta de mercancía robada.

Compartir en Facebook La economía subterráneaCompartir en Twiiter La economía subterránea

La economía oculta o subterránea puede estar detrás de una pequeña compra de ropa interior  o de un par de zapatos deportivos “chinos”, un CD o películas  piratas. Muchas de estas adquisiciones  se realizan en tianguis y sin ningún remordimiento. No estamos diciendo que todo lo que se vende ahí es ilícito, pero sí una buena parte.

Tal vez los que acuden a los tianguis no están enterados de que una ramificación de los grupos delincuenciales es la economía subterránea que tiene su máximo exponente en la llamada piratería y la venta de mercancía robada, además de contar con todo el apoyo logístico y operativo que va desde la producción, transporte, almacenamiento y distribución de diversos productos. El crecimiento de esta economía va de la mano con actos de corrupción de algunas autoridades, pues no se explica de otra manera la permisividad.

Algunos de los que compran mercancía ilegal lo hacen en la frontera con Belice y luego la venden en parques. Muchos ignoran que al adquirir esos productos fomentan el cierre de empresas locales, lo que trae como consecuencia  la pérdida de fuentes de empleo que ya se empieza a resentir en Mérida; además desconocen que la ropa, por ejemplo, se produce con materiales tóxicos.

Actualmente hay 39 tianguis en Mérida, donde laboran más de 4,000 comerciantes informales que, por su misma característica, están en una actividad económica irregular y sin un marco regulatorio. Tampoco hay ninguna medición de las mercancías y del dinero que circula, además de que no pagan impuestos y son una competencia desleal al comercio formal que paga IMSS, Infonavit, renta, etc.

El asunto de los tianguis y su falta  de regulación tiene que resolverse en una amplia mesa, en donde estén integrados los tres niveles de gobierno, para que deje de ser solamente un problema del Ayuntamiento de Mérida que ha sido rebasado por este fenómeno, ya que el origen del comercio subterráneo es multifactorial.

¿Quiénes son los que deben intervenir? La PGR, ya que existe venta de mercancía ilegal; la CFE, por el consumo de electricidad que hacen algunos comerciantes; la SSP, ya que en los tianguis se fomenta la inseguridad (en este caso se utilizan los espacios públicos que deben ser para la convivencia familiar y un ejemplo de la inseguridad se puede observar en la Col. Francisco I Madero); Hacienda estatal y SAT, ya que algunos tianguis generan ganancias millonarias, como es el caso de los que alquilan los toldos que cobran 40 pesos por dos metros cuadrados (cada semana solicitan este servicio 3,000  tianguistas, lo que deja  una ganancia al mes de 480 mil pesos y hasta donde se sabe sólo pagan una pequeña cuota que no entra en las finanzas municipales, estatales ni federales).

Se tiene que apostar por fomentar una economía que redunde en beneficio de la sociedad, ya que actualmente, según datos del INEGI,  28.9% de la población labora en la economía informal. Si se quiere conservar el bienestar social de Mérida se tiene que apostar por el fomento a la legalidad.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios