20 de Julio de 2018

Opinión

La explotación pesquera

La especie con más demanda en los puertos yucatecos es el mero, seguido del boquinete y en algunos casos la langosta.

Compartir en Facebook La explotación pesqueraCompartir en Twiiter La explotación pesquera

Se augura que para 2050 no habrá más peces en los océanos. La extinción de especies por el exceso de pesca se debe al aumento de la demanda por comida del mar. 

Y esto no es obra de la casualidad, pues, como es bien sabido, en los últimos años la pesca en nuestro país se ha visto notablemente disminuida y los procesos de captura se han diversificado, atacando a especies marinas que antes no se consumían, como el caso del pepino de mar. 

La pesca se encuentra estructurada de acuerdo con la profundidad a la cual se accede para obtener los peces: hay pesca de altura, de mediana altura, ribereña y la llamada de escama por el tipo de animal que se captura. 

En nuestro estado la pesca está dividida, por así decirlo, en temporadas de especie en aprovechamiento: la de langosta, la de mero y recientemente la del pepino de mar; cada temporada establecida en ciclos y tiempos que permitan la reproducción de la especie para asegurar su conservación. 

La instancia responsable de otorgar los permisos es la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), por medio de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), cuyas oficinas centrales se ubican en Mazatlán, Sinaloa, lejos de nuestro espacio litoral. 

Según datos de la Sagarpa, los periodos de veda no están siendo respetados en gran medida porque se reporta baja captura y eso provoca que los pescadores se aventuren mar adentro a fin de obtener algunas toneladas de más y poder completar los ingresos para su supervivencia. 

La captura del pepino de mar ha dejado varios muertos por descompresión en lo que va del año, ante esto las autoridades ya tomaron cartas en el asunto y han establecido un programa de difusión y capacitación a pescadores y sus familias en donde se les informa de los altos riesgos de esa actividad, pues el pepino se capta en el fondo marino y en profundidades riesgosas para la salud. 

La especie con más demanda en los puertos yucatecos es el mero, seguido del boquinete y en algunos casos la langosta. 

Las autoridades deberán redoblar la vigilancia porque, de no ser así, la pesca en su totalidad se verá comprometida a corto plazo y esto hará que los pescadores se arriesguen todavía más. 

Por esto se espera el incremento de la vigilancia en nuestros mares y la regulación de los procesos de captura.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios