16 de Octubre de 2018

Opinión

La Guerra Fría por Ucrania

La disputa por la integración de Ucrania a esquemas de cooperación económica con Rusia o la UE se encuentra en su punto más enconado.

Compartir en Facebook La Guerra Fría por UcraniaCompartir en Twiiter La Guerra Fría por Ucrania

Desde principios de noviembre se comenzó a percibir en Ucrania un fuerte descontento social derivado de la renuencia del presidente Víctor Yanukóvich a firmar el Acuerdo de Asociación que permitiría al país estrechar sus relaciones económicas con la Unión Europea; el acuerdo aceleraría el proceso de integración de Ucrania a la poderosa unión de países europeos. 

La negativa del presidente Yanukóvich ha obedecido a presiones de Rusia, que pretende que Ucrania continúe bajo su influencia como en el antiguo bloque soviético. El problema para Rusia y el presidente ucraniano es que mientras más presión ejercen para evitar la firma, más crece el apoyo popular a la UE.

Después de la II Guerra Mundial los antiguos enemigos Alemania y Francia se vieron obligados a cooperar para poder reconstruir sus dañadas economías; ante estas necesidades surgió en 1952 la Comunidad Europea del Carbón y del Acero, en 1957 se transformó en la Comunidad Económica Europea que buscaba una mayor integración regional de los procesos económicos y la unificación más amplia del continente, la evolución de la organización originó la firma del Tratado de la Unión Europea, conocido como el Tratado de Maastritch vigente desde 1993 y que es la base de la Unión Europea actual.

Con 46 millones de habitantes y más de 600,000 kms² Ucrania destaca por su desarrollo en tecnologías de la información y comunicación, su industria armamentista especialmente la producción de proyectiles balísticos, una activa industria aeroespacial  y actividad industrial y agrícola importante, pero tiene una marcada dependencia del gas y petróleo ruso y por su territorio pasan los principales gasoductos y oleoductos que van de Rusia a Europa. 

Ante la negativa del presidente Yanukóvich a la firma de los tratados la población ha protestado airadamente y concentraciones mayores de 100,000 personas han pedido un mayor acercamiento a la UE; la respuesta del gobierno ha sido la represión violenta de las manifestaciones, lo que ha impulsado el surgimiento de un Comité de Resistencia Nacional que coordina y organiza las protestas y que ha rebautizado la Plaza de la Independencia como la Euromaidán o Plaza de Europa. 

En un giro de la situación el gobierno ucraniano ha solicitado 20,000 millones de Euros a la UE para acceder a firmar el Acuerdo de Asociación.  

La situación está derivando en una guerra fría entre Rusia y la UE por lograr una mayor influencia sobre Ucrania, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha ofrecido al país integrar una Unión Aduanera en un nuevo intento de detener el acercamiento de Ucrania a la UE; la disputa por la integración de Ucrania a esquemas de cooperación económica con Rusia o la UE se encuentra en su punto más enconado, Estados Unidos, que había permanecido en silencio, declaró durante la semana que puede llegar a establecer sanciones económicas contra Ucrania si persiste en la represión violenta contra los manifestantes.

El sociólogo Norbert Elías definió a la Unión Europea como un “proceso civilizatorio”, ya que, contra lo que se podía pensar, el integrarse a la UE no significa únicamente el estar dispuesto a aceptar el Euro o entrar a la dinámica del libre comercio; mucho antes de poder llegar a eso, cualquier aspirante a ser miembro de la unión debe garantizar aspectos tan fundamentales como la equidad de género, el acceso a la educación, la democracia como forma de gobierno, acceso a los servicios de salud, libertad de credo y de pensamiento, libertad de trabajo y asociación y libertad de expresión.

Estos requisitos acaban definiendo un modo de pensar, ser y vivir, consolidando un tipo de civilización y el enfrentamiento actual entre Rusia y la UE es también un enfrentamiento en este sentido, entre la estructura y desarrollo de la sociedad desde el punto de vista ruso o el europeo.

La gran pregunta es: ¿hasta dónde se puede extender Europa? ¿Se puede extender la unión indefinidamente fuera de sus límites geográficos naturales? Por el momento parecen existir un gran número de estados interesados en integrarse a la Unión Europea, ¿es posible garantizar una expansión sin límites y al mismo tiempo mantener operativo y exitoso el modelo?

(Mi correo: [email protected])

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios