26 de Septiembre de 2018

Opinión

La hegemonía de Cancún en el PRD

El ascenso de Julio César Lara Martínez como dirigente estatal del PRD –cuyas riendas llevará por segunda ocasión– consolida la aplastante hegemonía de los grupos de Cancún.

Compartir en Facebook La hegemonía de Cancún en el PRDCompartir en Twiiter La hegemonía de Cancún en el PRD

 

El ascenso de Julio César Lara Martínez como dirigente estatal del PRD –cuyas riendas llevará por segunda ocasión– consolida la aplastante hegemonía de los grupos de Cancún, además de darle una posición al alcalde perredista de ese polo turístico, Julián Ricalde Magaña, quien pretende tener los hilos rumbo al proceso electoral casi en marcha.
 
Sin embargo, el segundo de a bordo en la Secretaría General es el sureño Rafael Esquivel Lemus, quien está ligado a Gregorio Sánchez Martínez, declarado adversario de Julián Ricalde.
 
De esta manera, cada figura fuerte de las izquierdas colocó a uno de los suyos, lo que presagia una temporada de tormentas eléctricas en ese partido a la hora de seleccionar candidatos a presidencias municipales y diputaciones locales.
 
Lo grave de este desenlace es que el PRD ha quedado en la órbita de los intereses de Julián Ricalde y Gregorio Sánchez Martínez, limitando al máximo las prioridades de ese partido a nivel Quintana Roo.
 
Recordemos que desde mediados de la década de los 90 la dirigencia de ese partido ha  quedado en manos de grupos de Cancún, descuidando al resto de los municipios pese a haber en muchos de ellos condiciones idóneas para un avance significativo, e incluso para la victoria.
 
Fue precisamente en la contienda de febrero de 1993 cuando el PRD postuló por primera y única vez a un chetumaleño como candidato a la gubernatura: Carlos Angulo Oliva, hace algunos años fallecido.
 
La combinación de figuras magnéticas respaldadas por coaliciones le ha permitido al perredismo consolidarse en Cancún, donde se jugará el rumbo de la elección de este año, ya que concentra un enorme número de distritos.
 
Abusos en escuelas particulares
 
La escuela particular Centro de Enseñanza Moderna en Chetumal enardeció a varios de los padres de familia poco antes del inicio de la temporada invernal, cuando les leyeron la cartilla: tendrían que comprar a sus hijos un suéter con el logo de la escuela de manera obligatoria, pues es el único tipo de abrigo que aceptaría el colegio.
 
A los directivos de esta escuela particular al parecer la elevada colegiatura que cobran no les satisface, y recurrieron a esta estrategia para hacerse de una buena cantidad de dinero extra.
 
La amenaza fue clara: si los alumnos llevaban al colegio cualquier suéter en lugar del “oficial” establecido por capricho justo al empezar la temporada más fría del año, por sus pistolas los alumnos no podrán acceder al plantel, pasándose por el arco del triunfo el derecho de los niños a recibir educación consagrado en la Constitución y en la Ley General de Educación.
 
Estos detallitos debe vigilar el gobierno federal, ya que en muchas escuelas particulares se sirven con la cuchara grande aprovechando que nadie las supervisa.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios