18 de Enero de 2018

Opinión

La ley del talión

El pueblo judío tiene derecho a un Estado reconocido por sus vecinos, a vivir en paz en él y a defenderlo de las agresiones de otros. Estos derechos son reconocidos por la comunidad internacional.

Compartir en Facebook La ley del taliónCompartir en Twiiter La ley del talión

1. El pueblo judío tiene derecho a un Estado reconocido por sus vecinos, a vivir en paz en él y a defenderlo de las agresiones de otros. Estos derechos son reconocidos por la comunidad internacional y, a estas alturas del siglo XXI, no pueden ser debatidos.

2. Israel tiene plena legitimidad para ocupar el territorio con el que fue dotado por la ONU, no así los anexados con las posteriores conquistas y colonización, aún en curso. Las condiciones existentes en la región, incluyendo la capacidad de defensa de Israel y la fuerza militar de sus aliados, principalmente los Estados Unidos, hacen materialmente imposible el aplastamiento del Estado de Israel por parte de sus enemigos. La ocupación de territorios que legal y moralmente pertenecen al pueblo palestino hace mucho que dejó de ser una condición necesaria para la sobrevivencia del Estado judío.

3. Los crímenes cometidos contra israelíes, como los recientes asesinatos de tres jóvenes, deben ser castigados. Sus autores deben ser detenidos, juzgados y penalizados. Eso es exactamente lo que las autoridades israelíes están haciendo con los judíos que asesinaron a un joven palestino como venganza por lo hecho a sus compatriotas. Eso, y sólo eso, es lo que el Estado de Israel puede legítimamente exigir que se haga con los autores del asesinato múltiple.

4. Los bombardeos sobre los asentamientos palestinos han resultado en una masacre y en el agravamiento de las condiciones de vida de los palestinos. Las casas de las familias de algunos sospechosos han sido dinamitadas. Castigar a unos por los delitos de otros es una práctica violatoria de los derechos humanos reprobada a nivel internacional. Su utilización ha sido propia de los peores regímenes, por ejemplo de los impuestos por la ocupación nazi. Es como si poblaciones mexicanas enteras fueran destruidas por los actos criminales de algunos narcotraficantes.

5. La desproporción de la venganza hace entender que la ley del talión -“ojo por ojo”- es en realidad una aspiración para poner límites a la violencia. El martirio del pueblo palestino ha generado un odio profundo que sin duda alimentará al terrorismo de hoy y de mañana. Más allá de su iniquidad, la política de la venganza es un fracaso histórico en la ruta para lograr que el pueblo judío viva finalmente en paz.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios