20 de Septiembre de 2018

Opinión

La Marina Mercante leva anclas

A diferencia de otras profesiones, en la Marina Mercante no existe desempleo.

Compartir en Facebook La Marina Mercante leva anclasCompartir en Twiiter La Marina Mercante leva anclas

Resulta paradójico que un país con una gran extensión de litorales y bañado por los océanos Atlántico y Pacífico y el Mar Caribe no tenga una Marina Mercante que sea puntal de la economía, a pesar de que el 80 por ciento del comercio exterior de México se realiza a través de la transportación marítima.

Parece que esto se ha entendido en este sexenio, ya que desde 2013 se planteó hacer de México un moderno centro logístico global y contar con puertos de clase internacional para hacer más eficientes las cadenas logísticas y mejorar la conectividad de los puertos.

En este rumbo trazado, el pasado 30 de abril la Cámara de Diputados aprobó el dictamen para expedir la Ley Federal para el Fortalecimiento de la Marina Mercante y de la Industria Naval Mexicana, que tiene por objetivo impulsar la transportación marítima del comercio exterior y el cabotaje en la industria naval nacional.

Se destaca entre los puntos de esta ley en ciernes la creación de un Instituto Autónomo de Estudios Náuticos y Portuarios de la Marina Mercante, que tendrá a su cargo administrar, organizar y desarrollar la educación formal e integral a nivel superior, incluidos posgrados y capacitación técnica de la gente de mar y de la operación portuaria. 

Esta es una buena noticia para las escuelas náuticas de Veracruz, Tampico y Mazatlán (esta última, por cierto, fungió en alguna época como Escuela Naval), donde se forman profesionales del mar, incluso mujeres, en las licenciaturas de Piloto Naval y Maquinista Naval. 

Y aquí otra paradoja: a diferencia de otras profesiones, en la Marina Mercante no existe desempleo, ya que la demanda supera la oferta, pues los oficiales son muy solicitados porque pueden trabajar en cualquier parte del mundo. 

Sin duda buenos vientos soplan en la Marina Mercante que se dispone a levar anclas, un adelanto de la celebración del Día de la Marina Nacional, el próximo 1 de junio que, como hemos dicho, es de todo el sector marítimo, no exclusivo de la Armada de México.

Anexo "1"

El Práctico

El 14 de junio de 2013 escribí el siguiente artículo, que viene a colación con el tema de la Marina Mercante. 

La profesión de práctico es poco conocida para las personas ajenas a las actividades marítimas, aunque  el practicaje es un servicio universal, obligatorio para buques de gran calado o de cualquier tamaño si transportan mercancías peligrosas. 

La misión de los “prácticos” -experimentados capitanes de la Marina Mercante- es garantizar la seguridad del puerto, de las instalaciones portuarias, del buque, del medio ambiente y, por consiguiente, de la vida humana. Su labor es, por decirlo así, una metáfora de la vida.

Y es que cuando un barco arriba a puerto los riesgos de navegación aumentan a la vez que se limitan sus capacidades de maniobra, sobre todo si el comandante desconoce el intrincado laberinto que puede representar llegar al fondeadero o al muelle, y es aquí cuando entra en acción el Práctico.

Cuando el barco está más o menos a una milla de la bocana del puerto, se acerca una potente lancha a bordo de la cual va el práctico. El bote se sitúa al costado del navío y sube el experto a través de una “escala de gato” (de cuerdas). Aquí hay que decir que la buena forma física es imprescindible porque una caída puede tener un desenlace fatal. 

Una vez en la cubierta, el práctico sube al puente para dar instrucciones y comenzar su maniobra con la caña (timón) y las máquinas, y en una hora, aproximadamente, deja el barco atracado. Lo inverso ocurre al zarpar.

Sólo en una ocasión vimos subir al práctico a nuestro guardacostas de la Armada; el comandante del "Ponciano Arriaga" le cedió el mando para que entrara a Mazatlán, que no ofrecía gran dificultad. En este puerto me fascinaba ver la actuación de los prácticos a bordo de los transbordadores que van y vienen de La Paz, BCS.

Considero al práctico como el Cirineo de los marinos, pienso que todos deberíamos echar mano de uno de ellos en algún momento de nuestra travesía por la vida para ayudarnos a sortear los escollos que se nos presenten, o para darnos el empujón cuando emprendemos un nueva aventura por el mar de la vida… hasta volvernos un práctico.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios