24 de Septiembre de 2018

Opinión

La nueva ley de aguas (2)

En febrero de 2012 entraron en vigor las reformas constitucionales en las que se reconoce el derecho humano al agua.

Compartir en Facebook La nueva ley de aguas (2)Compartir en Twiiter La nueva ley de aguas (2)

Como ya habíamos comentado en el CALEIDOSCOPIO anterior, el Gobierno Federal ha decretado una nueva Ley General de Aguas, que desde su presentación como iniciativa ha venido provocando una serie de reacciones más en contra que a favor, lo que final de cuentas se sabía que tenía que pasar, pues, además de ser un tema delicado, la ley se presenta en un año electoral. 

Cabe recordar que en febrero de 2012 entraron en vigor las reformas constitucionales en las que se reconoce el derecho humano al agua y en las que también se establece la obligación de que el Congreso emita esta Ley General de Aguas.

Pero veamos un ejemplo básico que nos permita entender mejor esta nueva ley: usted compra un terreno en una zona rural, lo quiere para establecer una pequeña huerta y aprovechar la vegetación que está integrada en su terrenito. Decide el tipo de plantación a desarrollar y empieza a hacer una lista de sus necesidades para fomentar su huerta. 

Piensa que, si ya lo compró, es su propiedad y por tener esta característica usted puede hacer lo que se le dé en gana y empieza la lista de cosas, como preparar el terreno. Considera que la vegetación de selva baja caducifolia no le es útil y decide cortarla, entonces le informan que para que pueda hacerlo necesita autorización del Gobierno Federal para realizar un cambio de uso de suelo en terreno forestal; ahí se da cuenta de que no es tan privada su propiedad. 

Lo mismo cuando usted requiere hacer un pozo para sacar agua para su huertito y le dicen que también requiere una autorización del Gobierno Federal para la extracción del agua y se da cuenta que ni lo de arriba ni lo de abajo le pertenece del todo y ahí ya no tiene una propiedad del todo privada. Entonces se presenta el “viraje intempestivo de la apófisis xifoides del porcino hembra”, o sea es aquí “donde la puerca torció el rabo”. 

Ya cuando usted tramita su autorización para el aprovechamiento del agua le regularán la cantidad de litros y el uso a que la destinará,  siendo ahora que el recurso será disponible en menor cantidad y el pago del aprovechamiento será regulado de manera más estricta. 

En México el recurso agua atraviesa por una dura situación y debemos ser más estrictos, pero las labores del campo no se pueden restringir o seguiremos sin ser autosuficientes alimentariamente.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios