15 de Julio de 2018

Opinión

La paradoja social

Cancún tiene 44 años de que se fundó un 20 de abril y con el paso de más de cuatro décadas...

Compartir en Facebook La paradoja socialCompartir en Twiiter La paradoja social

Cancún tiene 44 años de que se fundó un 20 de abril y con el paso de más de cuatro décadas refleja las diferencias de ciudades como la de México en la que conviven millones de personas, con diferencias e indiferencias, coinciden y reflejan generaciones que se reproducen con las mismas injusticias.

Con cientos de años de diferencia desde que fue habitada la antigua Tenochtitlán hay semejanzas: Una zona ya casi simbólica donde se instalan desempleados en busca de emplearse en pleno zócalo de la ciudad, y ahora en Cancún hay una zona conocida como “El Crucero”; y también zonas residenciales y de alta plusvalía, con casas de millones de pesos en la zona hotelera y el primer cuadro de la ciudad, y en el Distrito Federal hay en el norte una Ciudad Satélite y en el sur, El Pedregal, por ejemplo.

Con el mismo nombre, pero El Pedregal en Cancún es una colonia irregular donde hay pequeños que caminan sin recursos, más que sus ánimos, para ir a una escuela y progresar aunque aún no sepan el significado de ello; no conocen el lujo que hay a unos kilómetros, y tampoco lo saben niños del DF, y muchos nunca lo sabrán; como menores ni siquiera conocen la arena fina de este paraíso.

Esta es una ciudad muy joven que reproduce falta de oportunidades; produce insensibilidad y repite parámetros: Catástrofes como un terremoto en el 1985 trajo consigo en la capital del país la creación de casas minúsculas, para que habitantes de vecindades las ocuparan y siguieran viviendo con las mismas características de hacinamiento.

Acá son los huracanes, pero tras esas catástrofes también vienen casas pequeñas, recursos para arreglar vías e infraestructura en beneficio de la macroeconomía, con la vida de millones bajo el mismo común denominador: La falta de oportunidades y el destino marcado de acostumbrase a lo que se es, a como se nace.

¿Será eso parte de la identidad? Parece que sí: Funda una ciudad y se llenará de esos extremos, de los que ven la oportunidad de hacer negocio y encontrar un poco de tranquilidad, alejados de ciudades más inseguras, y de los que buscan una oportunidad.

¿No sería más fácil, en lugar de hacer programas que quiten el hambre de manera asistencialista, programas que marquen un cero a la falta de oportunidades y entonces, las nuevas generaciones y las nuevas ciudades no permitan los errores que se han producido?

Si las generaciones pioneras sufren y trabajan para que las que vienen no lo hagan, y aconsejan y enseñan lo que sus malas decisiones dejaron, debe haber una perspectiva de vida más amplia, pero…

Como dijo la abuela cuando recordaba a su jefe que trabajaba en el sector público: Cuando estés ahí agarra lo más que puedas porque luego no va a haber más, y los que vengan pues ni modo, hay que caerles bien para que luego no te acusen.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios