18 de Octubre de 2018

Opinión

La rebambaramba por el sino distrital

Al conocer que el Tribunal Electoral del Poder Judicial (Tepjf) ordenó revocar el acuerdo de redistritación...

Compartir en Facebook La rebambaramba por el sino distritalCompartir en Twiiter La rebambaramba por el sino distrital

 

Al conocer que el Tribunal Electoral del Poder Judicial (Tepjf) ordenó revocar el acuerdo de redistritación emitido por el Consejo General del Instituto Electoral de Quintana Roo (Ieqroo), los partidos políticos en el estado afirmaron que analizan el acuerdo y dieron su propia  interpretación al respecto. En una creación de rebambaramba política-electoral, en tanto hay dimes y diretes.
 
Aun sin estar en plena campaña electoral, con el fin que se extienda en el nuevo tiempo político-electoral por venir, por quienes aducen una significativa ventaja en Cancún con la                                                                                                                                                                                                           redistritación emitida en 2012, la oposición al PRI sigue digiriendo anticipadamente las mieles de la victoria para posesionarse del control en el Congreso del Estado.
 
Es en la antítesis de las suposiciones, mientras el Ieqroo no acate la orden respecto al mandato del Trife, si siguen con el mapa distrital actual en plena vigencia, o se van al proceso con la anterior distritación, o solamente se quiten las secciones en disputa territorial reclamadas por el estado de Campeche.
 
Teniendo una nueva oportunidad para rediseñar el plan distrital en los comandos regionales, dar paso a los líderes naturales de las comunidades y reducir a su mínima expresión los errores del pasado. Todo eso es lo que los analistas políticos llaman a aprovechar el mandato del tribunal electoral hasta sus últimas consecuencias.
 
Realidad que aún no se puede crear; sin embargo, es cierto que a través de la orden del supremo tribunal electoral se puede alternar el antiguo mapa distrital durante un período más, lo que finalmente reaparece con fuerza descubriendo el espectáculo antagónico con su sempiterno escarceo y, con éste, agrietándose a sí mismos del dominio que parecían querer perpetuarse.
 
La oposición en el estado ha planteado seguir con la reestructuración actual –porque así les conviene, dicen que quitar las tres secciones en disputa es de lo más fácil–, pero no hay  tiempo, porque el cronograma electoral marcha a una determinada velocidad y las deliberaciones del Consejo General del Ieqroo, con los representantes de los partidos que lo conforman, son lentas.
 
Por ello se estima que van al próximo proceso electoral con la anterior cartografía distrital. Solo es posible ganar las elecciones escogiendo un preciso nuevo plan a desarrollar de inmediato y seleccionando los equipos municipales y distritales a modo con la antigua distritación, con base a que se pueda desempeñar mejor esa                                                                                   tarea.
Atrancada en su macho se instala la oposición encuadrada en el norte del estado –en Cancún principalmente–, con la sensación de que todo se les desmorona. Con una poderosa ansia de incertidumbre se dirige hacia ese lugar donde todas las catástrofes tienen su asiento. 
 
Inquietos, discrepan acaloradamente sobre lo que les augura: “que del plato a la boca se puede caer la sopa”.
 
Lo que ocurre en el norte del estado también acontece en las municipalidades, ahora comandadas por el armadijo opositor PRD y PAN. Los sobrevenidos andan al garete, como domesticados por el mesianismo, que una vez desvanecido no encuentran rápido reemplazo.
 
Sin embargo, otra vez van PAN y PRD juntos para pegar lo disjunto, lo que se estructuró con una dinámica de ansia de poder que ensambla a amarillos con azules, derecha e izquierda, rotos los circuitos de relación con el satélite partido PT, quien usaba a unos para aplacar a los otros.
 
El armador del juego sucio, ya no está con ellos. Por lo que sólo quedan dos fuerzas, si acaso la inercia del Partido Movimiento Ciudadano por la baja velocidad que trae por la fuerza de los vientos contrarios, pero no hay otro rumbo.
 
La otra fuerza es la de bandas callejeras antibrigadas del bienestar, con la intervención de la  policía política y de los jefes tribales renegados que pueden ejercer el terror.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios