La reparación, restauración e innovación de Peña Nieto

El nuevo Presidente deberá llegar, de plano y de entrada, a reparar la situación catastrófica en la que 12 años de gobiernos panistas han dejado al país.

|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Son casi dos semanas, trece días exactamente, las que faltan, las que restan y separan a Enrique Peña Nieto de la Presidencia de la República. Trecho breve en que se nota cada vez más cómo el poder y las decisiones se trasladan a sus manos.

Pero será a partir del 1 de diciembre cuando todo sea su responsabilidad y comience el trecho sexenal que marcará un lapso en la historia de México y los mexicanos, mismo que lo marcará y definirá como mandatario.

Si se pudiera definir en líneas simples la tarea que Peña Nieto tiene que enfrentar, ésta podría resumirse en tres simples conceptos: reparación, restauración e innovación.

El nuevo Presidente deberá llegar, de plano y de entrada, a reparar la situación catastrófica en la que 12 años de gobiernos panistas han dejado al país, por ejemplo, materias críticas como seguridad, crecimiento y relaciones internacionales.

En materia de seguridad, Vicente Fox desmanteló las áreas de inteligencia y Felipe Calderón erró al enfrentar al crimen con una estrategia de guerra, con lo que abrió la puerta a la ola de violencia que padece México; en los últimos dos sexenios, los gobiernos del PAN dilapidaron las positivas cuentas en materia de crecimiento que dejó Ernesto Zedillo, y en materia diplomática aislaron a México gracias el entreguismo vergonzoso de Jorge Castañeda a los Estados Unidos.

Peña deberá reparar este y otros daños, pero al mismo tiempo se verá obligado a restaurar algunos de los usos y costumbres del viejo poder presidencial para mantener el control, la cohesión y la unidad de sus gobernadores y los grupos de influencia del priismo.

Pero si en verdad desea trascender como presidente, está obligado a innovar. La responsabilidad de Peña Nieto para superar los problemas del país pasa obligatoriamente por el cambio cultural, no solo generacional, en la forma de ejercer el gobierno en México y en las relaciones entre los poderes políticos, económicos y sociales, a través de una urgente, necesaria y profunda renovación institucional.

El reto es gigantesco. Ojalá que Enrique Peña Nieto, la clase política toda, los empresarios y la sociedad renuncien al sabotaje o al fracaso y estén a la altura del reto. El futuro es el que está en juego.

Cargando siguiente noticia