22 de Octubre de 2018

Opinión

La restauración de entradas de la Casa del Gobernador, en 1945

Durante la exploración no se reporta la recuperación de los dinteles originales.

Compartir en Facebook La restauración de entradas de la Casa del Gobernador, en 1945Compartir en Twiiter La restauración de entradas de la Casa del Gobernador, en 1945

Después de haberse liberado los derrumbes en el costado oriente del Palacio del gobernador en los meses siguientes (abril-mayo de 1945), quedó restaurada la entrada central del edificio una vez que hallaron la manera de obtener los datos de las huellas originales de las entradas. 

Así continuaron con la reintegración de las entradas en la primera puerta del cuerpo norte. Durante junio se restauraron las jambas de las entradas ubicadas al sur de la puerta central. En cada una de las entradas intervenidas se integraron los dinteles (dintel es el travesaño que va colocado en la parte superior que cubre el ancho de las entradas y pudo estar elaborado en madera o piedra). 

Durante la exploración no se reporta la recuperación de los dinteles originales, de allí deducimos que debieron haberse instalado dinteles con materiales diferentes al original. 

La justificación de que fue necesario integrar dinteles de concreto con alma de acero es que sobre ellos descansa la moldura media, el friso y la cornisa; es decir, los elementos arquitectónicos de la fachada del edificio. 

Después de haber estabilizado las entradas principales del Palacio, en la primera cámara se dieron a la tarea de reintegrar las piedras labradas de los muros así como las piedras “bota” de la bóveda  que se desprendieron al desplomarse el dintel.

En las tres entradas que se encuentran al sur de la puerta central del Palacio se reintegró la moldura media compuesta de tres miembros, que son una banda recta debajo y sobre ella dos piedras biseladas que la enmarcan. 

Este elemento arquitectónico y decorativo es un soporte que fue necesario reintegrar debido a que permitió colocar nuevamente en su lugar otros elementos decorativos para complementar los diseños de la fachada. 

En el informe se comenta atinadamente que un tramo de la fachada, en donde se desprendió la decoración al norte de la entrada central, quedó al descubierto desde alrededor de 1820. Durante 125 años quedó expuesta a los agentes naturales que contribuyeron al deterioro en esta parte exterior de las bóvedas.  

Por lo tanto, fue necesario limpiar y eliminar el núcleo y el mortero  debilitado con el fin de afianzar nuevamente el núcleo, evitar algún accidente y continuar con el proceso de trabajo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios