20 de Abril de 2018

Opinión

La secuestradora devino heroína

“De leyes no sé mucho, pero puedo distinguir entre lo bueno y lo malo…”.

Compartir en Facebook La secuestradora devino heroínaCompartir en Twiiter La secuestradora devino heroína

“De leyes no sé mucho, pero puedo distinguir entre lo bueno y lo malo…”.

La frase, digna de figurar en los muros de la Suprema Corte de Justicia, es del joven Ezequiel Elizalde Flores, uno de los sobrevivientes de secuestro por parte de la banda criminal en que Florence Cassez era, ni más ni menos, compinche y novia del capo de la pandilla, Israel Vallarta Cisneros.

La maniobra legal con que fue puesta en libertad es la segueta con que sueña para quitar los barrotes de sus celdas un titipuchal de secuestradores y homicidas que, a partir de ayer, pueden también alegar que fueron sentenciados en un siempre discutible “indebido proceso”.

Profilácticos, los ministros que resolvieron esta descomunal injusticia fueron puntillosos en aclarar que no juzgaban la culpabilidad o inocencia de la delincuente a la que, vaya paradoja, tres de ellos redimieron.

Lo de ayer en la Corte, pues, nada tuvo que ver con el agudo sentido de justicia que invoca Ezequiel para distinguir “entre lo bueno y lo malo…”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios