23 de Septiembre de 2018

Opinión

La soledad de un dirigente

Rafael González Sabido como Secretario General de la Sección XXV del SNTE lleva bajo el brazo una...

Compartir en Facebook La soledad de un dirigenteCompartir en Twiiter La soledad de un dirigente

Rafael González Sabido como Secretario General de la Sección XXV del SNTE lleva bajo el brazo una representación muy disminuida que fue borrada del mapa en pleno huracán de un movimiento magisterial que paralizó labores, dialogando directamente con el gobernador Roberto Borge.

El desamparo de este dirigente oficial llegó a tal extremo que ya había sido sentenciado al desalojo fulminante, ya que se había limitado a dar seguimiento al curso de los acontecimientos, consultando periódicos el línea y escuchando reportes de sus colaboradores.

A este profesor le tocó bailar con la más fea, ya que el inicio de hostilidades era inevitable. Pero no tuvo la capacidad de reacción y fue condenado a las gradas, expulsado del cuadro de actores por falta de vocación.

El Comité de Lucha que brotó en estas semanas le arrebató protagonismo, y el estado de dirigente maltrecho en nada le sirve al sindicato magisterial que en otros tramos ha contado con dirigentes marrulleros cuyo liderazgo ha sido indiscutible, como Raúl Santana Bastarrachea, Jorge Millián Narváez, Florentino Balam Xiu y Carlos Gutiérrez García.

El declive llegó con Manuel Tzab Castro, quien pescó hueso en la dirigencia nacional del magisterio –al calor de Elba Esther Gordillo– y tuvo la fortuna de ser diputado plurinominal de Nueva Alianza.

De hecho, Manuel Tzab era un punto de referencia en cuanto a sus limitadas capacidades, pero al ser comparado con Rafael González Sabido adquiere dimensiones de un Lenin.

Por ello, González Sabido tendrá que evaluar su posición al frente del SNTE, ya que será un estorbo para este sindicato que adopta la línea dura cuando los vientos de tormenta presagian el impacto de un huracán, cerrando filas como un ejército disciplinado.

Y en cuanto al grado de afectación a los alumnos de nivel básico por la prolongada interrupción de clases, pues a partir del lunes en estas escuelas se deben aplicar al máximo, dejando por la paz las tradicionales interrupciones de clase para atender asuntos de sus juntas sindicales y demás asuntos por el estilo.

El daño ha sido enorme, y estos profesores están obligados a dar el mayor de sus esfuerzos para que sus alumnos recuperen lo más que puedan el ciclo escolar. Porque en verdad la afectación puede ser irreversible.

A todo esto, el Partido Nueva Alianza permaneció en plan de espectador a lo largo de esta contingencia. Ello pese a que el tema educativo ha sido bandera de campaña de este partido fundado por la profesora Elba Esther Gordillo.

Un posicionamiento certero era lo mínimo que se esperaba de este partido del enjambre, atrapado en definitiva en la órbita del PRI y que ya carece de agenda propia, lo que lamentará en tiempos electorales.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios