12 de Diciembre de 2017

Opinión

La virulencia no fue casual

Anoche aún, en el muro contra el que reventaron recipientes de pintura, podía leerse: policías asesinos/ putos/ Peña Nieto/ No olvidamos…

Compartir en Facebook La virulencia no fue casualCompartir en Twiiter La virulencia no fue casual

No es casual que, a unos pasos del profanado Hemiciclo a Juárez, el museo Memoria y Tolerancia fuera también objeto de la ponzoñosa protesta del sábado a manos de extremistas ignorantes de la doctrina que proclaman seguir, la del anarquismo, a quienes el nombre de Mijaíl Bakunin debe resultarles tan extraño como el término tolerancia.

Anoche aún, en el muro contra el que reventaron recipientes de pintura, podía leerse: policías asesinos/ putos/ Peña Nieto/ No olvidamos…

Tampoco es casual que anoche, en la conferencia de prensa del procurador de Justicia del DF, Jesús Rodríguez Almeida, la senadora lopezobradorista Layda Sansores arrebatara la primera pregunta de los periodistas y quisiera seguir sacando raja política del indescifrable #YoSoy132.

Ninguna casualidad, porque la protesta contra la asunción de Enrique Peña Nieto a la Presidencia fue pretexto para realizar un operativo deliberado de provocación, pero no solo dirigido al nuevo gobierno federal sino, y quizá sobre todo, al de la capital del país, con Marcelo Ebrard y Miguel Ángel Mancera como destinatarios precisos, por su sensato alejamiento del pionero en el azuzamiento del odio, Andrés Manuel López Obrador.

Propalada en Twitter por Epigmenio Ibarra, la patraña de que un protestante había sido muerto en las afueras de San Lázaro fue asumida en la tribuna de la Cámara como “noticia” de la ansiada “primera víctima” del peñanietismo por el diputado (también lopezobradorista) Ricardo Monreal, y seguida en tuits como éstos:

Martín Andrade, @martin3_0.- Han despojado de su celular a un periodista colega, se lo quitaron cuando tomó fotografía del manifestante fallecido.

Revolución, @Revolucion3_0.- Informan que el lesionado grave no llegó con vida a la Cruz Roja de Polanco. Su nombre es Iván y sabemos que era de la facultad de Filosofía.

Se trataba en todo caso de Juan Uriel Sandoval Díaz, de 22 años, con herida grave en el ojo derecho, inscrito en el primer semestre de Integración en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México; activista del paro en que se mantiene desde hace más de tres meses la institución, donde cursa la licenciatura en Ambiente y Cambio Climático y sobre quien pesa una acusación del orden federal en San Luis Potosí.

En el foro de la página electrónica del #YoSoy132 pueden leerse mensajes como éstos:

Rekaboom.- Una cosa es manifestarse pacíficamente y otra portarse al mismo nivel que los pendejos que tratamos de quitar.

eL KamiiKazee.- (…) dijeron que sería una protesta pacífica! Qué chingados está pasando?

César Gómez.- No somos porros. Pero, qué fue lo que paso?! Se iba a hacer un cordón humano, con imaginación y creatividad (…). Hubo infiltrados? Porque muchos iban con palos y bombas molotov para caer en la provocación. Como si ya todo fuera premeditado para reventar una protesta pacífica, por los priistas o el gobierno represor entrante. Para que los medios nos califiquen de vándalos. Sabemos que a veces se sale de límite una manifestación. Pero esto parece que se excedió…

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios