23 de Julio de 2018

Opinión

Las complicadas psicodermatosis

Estos padecimientos cutáneos relacionados con las emociones representan un capítulo poco conocido y muy controvertido.

Compartir en Facebook Las complicadas psicodermatosisCompartir en Twiiter Las complicadas psicodermatosis

La vía que las emociones utilizan para ejercer su influencia sobre la piel y otros órganos se conoce como la psiconeuroendocrinoinmunología que se expresa  en forma de substancias neurotransmisoras, hormonas y citoquinas y que en la actualidad representa un enorme campo de investigación médica y seguramente en un futuro cercano, al descifrar sus códigos de interacción biológica, revolucionará la medicina del siglo XXI.

La piel puede  responder ante las emociones como una “pantalla” receptora de angustia, depresión, autocompasión, exhibicionismo o erotización, o  ser fuente estimuladora de trastornos emocionales. A estos padecimientos cutáneos relacionados con las emociones se les llama psicodermatosis y representan un capítulo poco conocido y muy controvertido porque siempre están en los extremos: el médico organicista que sólo cree en los células y sus reacciones bioquímicas y el que es afín a lo psicológico; un criterio ecléctico explicaría mejor al ser humano evitando el modelo dualista cartesiano de “cuerpo y alma”.

La clasificación más reciente se basa en  conceptos psiquiátricos y se divide en 3 grupos: 

1. Síntoma psiquiátrico primario expresado dermatológicamente como: el delirio de parásitos en que el paciente tiene una conducta normal excepto en lo que se refiere a los parásitos que cree tener y acude al dermatólogo para eliminarlos y sólo se corrige cuando recibe tratamiento psiquiátrico.

Trastorno dismórfico corporal: pacientes que no están a gusto con la percepción de su imagen y acuden al dermatólogo o al cirujano plástico para mejorarla sin poder conseguirlo, el tratamiento es en conjunto con el psiquiatra. 

2. Trastornos asociados con dermatosis autoprovocadas. El ejemplo es la dermatitis artefacta que son lesiones que el paciente se provoca, negando su participación; se le llama también patomimia y es la manifestación somática de un padecimiento mental grave. 

Se manifiestan por úlceras, ampollas o excoriaciones que son un verdadero reto para el dermatólogo; el paciente actúa como víctima y victimario y suele asociarse a una historia de abusos y abandono en la infancia y pueden ser acciones larvadas de suicido. 

Otro cuadro es el de  las Excoriaciones neuróticas, en las que el paciente es consciente de su conducta autodestructiva y de su incapacidad para evitarla; frecuentemente existe un trastorno obsesivo-compulsivo. 

3. Síndromes misceláneos, como la glosodinia o boca ardorosa, que se caracteriza por dolor quemante en lengua y mucosa oral, asociado a depresión, ansiedad o trastornos del sueño; hay controversia entre si los factores psíquicos son primarios o secundarios a la glosodinia.    

Hay que prestarle más atención al enfermo que a la enfermedad.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios