16 de Diciembre de 2017

Opinión

Las lecciones que nos deja el pasado

Se sabe que la Historia sirve para aprender del pasado y quizás el fin de año es la única fecha en la que realmente uno se detiene a pensar sobre su vida.

Compartir en Facebook Las lecciones que nos deja el pasadoCompartir en Twiiter Las lecciones que nos deja el pasado

El año está a unos días de concluir y, como hacen los pequeños negocios y las grandes empresas,  es necesario que todas las personas hagamos un balance de la situación de nuestras vidas, objetivos, propósitos, ilusiones, deseos, etc., principalmente como una forma de autoaprendizaje.

Se sabe que la Historia sirve para aprender del pasado y quizás el fin de año es la única fecha en la que realmente uno se detiene a pensar sobre su vida. Es tiempo de renovarse y como dato curioso se puede ver, casi siempre en enero, un aumento en la cantidad de gente que busca trabajo para lograr una vida mejor.

Para muchas personas, para las que el año fue muy duro, también significa la conclusión de ese ciclo para comenzar uno nuevo, dejar atrás el pasado, hacerse más fuertes y mirar hacia adelante. La Sociología recuerda que es ante la adversidad como  una sociedad se vuelve más prolífica, más creativa.

Es tiempo de reencontrarnos con nosotros mismos, de darnos cuenta si seguimos nuestro camino, o el de alguien más, para recomponerlo, de felicitarnos por mantener el espíritu aun cuando muchas veces las situaciones son tentadoras y uno puede sentir el llamado del “lado obscuro”, como en las películas de la “Guerra de las Galaxias”. 

Cada año que pasa uno aprende, acumula experiencias, crecemos.

La Psicología nos enseña a no ponernos trabas en la mente, a no pensar en que no podemos realizar algo y, por el contrario, a darnos cuenta de que las posibilidades son infinitas, cada día, cada hora, cada segundo. Pensar de esta manera no sólo nos beneficia, sino nos llena de esperanza, la que siempre muere al último.

Hace unos días en una conviviencia con familiares, me platicaba un pariente la triste infancia que habían tenido él y sus hermanos, debido al abandono de sus padres, que los dejaron con sus abuelos.

Sin embargo más que sufrir por eso destacaban el agradecimiento que sentían por los viejitos, por la educación que les habían regalado para salir adelante. La protección que siempre sienten y sentirán con ellos, por ser su familia.

Concluirá el año en el momento que cerremos los ojos e iniciaremos el nuevo, con la salida del sol.
Muchas bendiciones.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios