14 de Diciembre de 2018

Opinión

Las mieles del Panal

El Partido Nueva Alianza (Panal) condicionó la firma de una alianza electoral con el PRI, sólo si les garantizan, al menos, un espacio en cada uno de los diez ayuntamientos y dos diputaciones en el Congreso local, informó la lideresa estatal del partido, Martha Chan Medina.

Compartir en Facebook Las mieles del PanalCompartir en Twiiter Las mieles del Panal

 

El Partido Nueva Alianza (Panal) condicionó la firma de una alianza electoral con el PRI, sólo si les garantizan, al menos, un espacio en cada uno de los diez ayuntamientos y dos diputaciones en el Congreso local, informó la lideresa estatal del partido, Martha Chan Medina.
 
En una apostilla de prensa, la líder señala que la firma de un convenio entre Nueva Alianza y el Partido Revolucionario Institucional (PRI) para el próximo proceso electoral está condicionado a que el tricolor “respete y reconozca” la presencia y la fuerza que el Panal tiene entre el electorado de Quintana Roo.
 
La profesora Martha Chan Medina dijo recientemente que este número de espacios es el mínimo que aceptarían para una eventual alianza con el PRI; sin embargo, en algunos municipios, como Bacalar, y en la zona norte, por el mayor número de votos que han logrado, podrían exigir incluso hasta el doble de esas posiciones.
 
Además, aclaró que no están cerrados para que en el caso de que no se concreten acuerdos con el tricolor, refuercen las negociaciones con el PAN y el PRD, dependiendo también de lo que se les instruya desde su comité nacional.
 
Las permutaciones y las combinaciones de tal postura, son ilimitadas, y de sus manifestaciones resultan los apetitos electorales. Dependen del oportunismo, y por ello pueden asumir cualquier espectro político. En el orden y en las circunstancias actuales, la decisión popular condena la codicia con esos anhelos de preeminencia banal en el juego electoral sumamente interesante y no apto para cardíacos.
 
Una interesante exhibición sobre la ambición en sus conclusiones sostiene que si no se está con Dios, se van con el diablo, que por estar totalmente disociados del electorado pueden manifestarse en formas desorientadoras y con simulaciones, lo que los minimiza en las urnas por esa clase de sometimientos.
 
En este sentido, los del PRD arguyen ir con el efecto melifluo del Panal, coaligándose con él, y con el PAN, que ya está horneado con el ahora efecto bicolor auriazul, en una conformación de partidos disímiles. En una dificultad que se agranda especialmente cuando se hacen pasar como si fuesen medios afines para lograr aviesos fines.
 
El hecho es profundamente significativo. De esa manera, en el liderazgo del Panal en el estado despierta la ambición de querer estar compartiendo el poder, al tratar de negociar la miel del Panal en busca del reparto con la vehemencia de obtener un cúmulo de posiciones en las 10 municipalidades y, además, dos diputaciones, en el Congreso del Estado, o en su caso, acaso, más en el camino de las ambiciones. Esto es muchísimo mejor que no hacer nada, aunque no sean totalmente efectivos.
 
Por otra parte y siguiendo el razonamiento se sabe muy bien que al brindar las hieles melifluas del Panal, están generalmente movidos por el temor de perder su registro, a veces, u ocasionalmente, por un sentimiento de deber social, sin ser esto más que menudo, y asombra que así sea, por las dos razones a la vez, resalta su posición de querer ser subordinados al mejor postor.
 
Aunado a todo ello, es menester indicar que  en el andamiaje político y en la práctica inexistente de independencia, en el Panal se han sentado las bases de un partido dirigido por quienes se mantienen bajo el argumento de querer tener continuidad en la palestra electoral.
 
Las escolias se han escrito acerca del precio en la que ha tenido la subasta para obtener la mieles del Panal que, de pagarse, tendrá que seguir pagándose, por entrar con ellos juntos al proceso electoral que sacará chispas, ya que la batalla por Cancún está en su apogeo desde hace meses.
 
La naturaleza de buscar el poder es tal que hasta entran aquellos que no lo han buscado, y de los otros que han tenido necesariamente que aceptarlo, ahora se sienten inclinados a  aumentarlo más y más, y es tiempo y situación de propiciar la práctica.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios