21 de Septiembre de 2018

Opinión

Las redes sociales y la cacería de Marco Fabián

Marco Fabián, delantero de Cruz Azul, es tan sólo uno más, de los que se ven afectados por las redes sociales...

Compartir en Facebook Las redes sociales y  la cacería de Marco FabiánCompartir en Twiiter Las redes sociales y  la cacería de Marco Fabián

Marco Fabián, delantero de Cruz Azul, es tan sólo uno más, de los que se ven afectados por las redes sociales.

Y no es justificar al jugador, claro está que su fama lo antecede, por algo dejó de ser el hijo pródigo del Guadalajara.

Las fiestas son parte de su historial y supongo que en Cruz Azul estaban conscientes de la situación

¿Persecución?- como la llamó el técnico celeste Luis Fernando Tena-, creo que no hay, yo le llamaría seguimiento. No creo que los medios de comunicación estén tratando de manchar la imagen del delantero celeste.

Es más, este asunto no se hubiera dimensionado, si no fuera por las redes sociales y ahí cualquiera es libre de generar su propia opinión, sea buena o mala.

Hoy en día cualquiera y más siendo una figura pública, se exponen a este medio, que en ocasiones no termina de contextualizar un evento y ya se reprodujo en millones de tuits o temas compartidos de Facebook.

Desafortunadamente o afortunada, cualquiera que sea el caso, en los últimos años los medios de comunicación utilizan esta herramienta, para evitar que alguna información pase desapercibida, esto provocado por la competencia misma.

E incluso muchos jugadores, técnicos, directivos, las utilizan para compartir su opinión, declarar e informar, estando conscientes de que sus letras tendrán reproducción en los medios nacionales, hasta internacionales.

Aunque esto no implica que el resultado siempre sea positivo, jugadores como Duvier Riascos han tenido que pedir disculpas por sus comentarios vertidos en las redes sociales, otros más reciben sanciones. En los últimos días, Lucero y Cristian Castro se volvieron trending topic y no precisamente por dar conciertos.

En el caso de Marco Fabián sus excesos lo anteceden y está claro que si en la red social se encuentra una foto de él- actual- en un Bar, los medios no van a dudar en publicar.

La culpa no es de los medios de comunicación, nadie está persiguiendo a nadie, ni metiéndose con la vida privada, es más cuando algo llega a las redes sociales deja de ser privado.

En los medios se reproduce lo que pasa en la sociedad y las redes son parte de ella.

Pero evidentemente como en todo, hay de medios a medios, los que investigan primero y no se dejan llevar por el rumor, que es uno de los puntos negativos de estas plataformas.

Debido al fácil acceso y la falta de normas, hoy en día existe una cacería de brujas en las redes sociales, esperando el mínimo error de cualquiera, para hacer novedoso y dejándolo a merced de los que nos dedicamos a comunicar.

No todos manejamos con responsabilidad y cuidamos lo que decimos en ellas, Marco Fabián quizás dice la verdad, al declarar que estaba cenando con unos amigos.

Sin embargo todo acto tiene consecuencias y el joven está recogiendo lo que sembró en el pasado.

Dudas, comentarios y anécdotas al correo [email protected] o sígueme en twitter @Amazariego85.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios