23 de Mayo de 2018

Opinión

Lecciones de la historia

Corrían los meses finales del 2006 y principios del 2007 cuando el PAN ocupaba la Presidencia de la República, el Gobierno de Yucatán y la Alcaldía de Mérida.

Compartir en Facebook Lecciones de la historiaCompartir en Twiiter Lecciones de la historia

Corrían los meses finales del año 2006 y principios del 2007 cuando el PAN ocupaba la Presidencia de la República, el Gobierno del Estado de Yucatán y la Alcaldía de Mérida. 

En esos tiempos se vivía la contienda interna  panista para elegir candidato al Gobierno del Estado, fue una contienda en donde hubo todo tipo de acusaciones, división, discordia, falta de diálogo, intolerancia, etc.

Había tres  precandidatos para refrendar el Gobierno del Estado, la primera era la dos veces alcaldesa de Mérida y quien, después de veinte años, le devolvió al PAN la alcaldía, Ana Rosa Payán Cervera; el ex alcalde de Mérida Xavier Abreu Sierra, de quien todavía se ven las obras que realizara, como la Avenida Mérida 2000, y otro ex alcalde, Luis Humberto Correa Mena, quien es hijo del primer presidente municipal de AN, Víctor Correa Rachó, y a quien los señores del capital privado veían con mucho agrado.

Antes de la contienda se le había ofrecido a Ana Rosa Payán que en vez de buscar la gubernatura fuera por la primera fórmula para la senaduría, cosa que no aceptó, y a Luis Correa la primera diputación plurinominal  por la Tercera Circunscripción  y tampoco quiso. 

Al final ninguno de los tres personajes llegó a gobernador del Estado y lo peor del caso es que los tres salieron lastimados en sus respectivas carreras políticas y ahí el PAN perdió a tres activos importantes; a esto le agregamos que faltó un gran acuerdo para incluir en este proyecto a todos; faltó mucho talento para tender puentes.

La enseñanza de esta historia que todavía no termina de cicatrizar en el PAN es que a veces los seguidores o los colaboradores más cercanos de los personajes políticos son los que menos quieren que existan acuerdos, porque quieren ser diputados locales, federales, regidores o funcionarios públicos. 

Aquí se mostró  que  prevalecieron los intereses particulares sobre el interés general. Nunca hubo una mesa seria en donde hubiera acuerdos y la palabra se respete, también se pudo ver que en un partido político que se jacta de ser demócrata se dejaron llevar por el caudillismo...

Actualmente en el PAN son tres los precandidatos a la Alcaldía de Mérida. Vienen de otra generación y  son jóvenes con preparación, ahora a ellos les toca reconstruir a su partido y demostrar que pueden ser estadistas y ponerse de acuerdo. 

Son tres personalidades diferentes pero con el sello PAN:  el ex director de Desarrollo Social del Ayuntamiento de Mérida Salvador Vitelli Macías, el diputado federal Raúl Paz Alonzo y el legislador local Mauricio Vila Dosal.

Hoy tienen la oportunidad de ponerse de acuerdo y demostrar la capacidad de sacar una candidatura de unidad. Asimismo, pueden demostrarle a la sociedad que son capaces de superar las diferencias naturales y de elegir a quien esté mejor posicionado, ya que el PAN gana cuando los ciudadanos salen a votar y pierde cuando no salen porque lo ven dividido. 

Los tres tienen un currículo político. Deben entender que una contienda interna puede acabar con la carrera de los tres. La historia ya lo demostró.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios