22 de Septiembre de 2018

Opinión

A leer

Para el 2016 tenemos el reto de seguir promoviendo la lectura e interesar a más personas a leer. En Yucatán, llevamos dos años consecutivos en los que se han regalado libros en lugares públicos.

Compartir en Facebook A leerCompartir en Twiiter A leer

Hace unos días, Conaculta dio a conocer la Encuesta Nacional de Lectura 2015. Recordemos que en el 2012 los estudios nos daban un promedio de 3 libros leídos por persona al año y una de cada diez personas nunca en su vida había leído un libro. Eran datos escalofriantes para quienes disfrutamos mucho leer. 

Para la encuesta del 2015, los mexicanos ya aumentamos el promedio de lectura a cinco libros por año, lo que nos ha colocado en el segundo lugar de hábitos de lectura de América Latina, justo debajo de Chile. Son muy buenas noticias. 

Sin duda se han hecho muchos esfuerzos por fomentar el hábito de la lectura, tanto por parte de las autoridades como de la sociedad, a nivel nacional y local.

En Yucatán, llevamos dos años consecutivos en los que se han regalado libros en lugares públicos, a través de Conaculta y del movimiento Siembra un Libro, que por cierto está vigente todo el año y para quien quiera participar.

Sólo es cuestión de elegir un libro del librero, escribirle una nota explicando qué tiene de interesante ese libro, mencionando que es parte de #SiembraUnLibro, y dejarlo en algún lugar público para que alguien más lo encuentre, lo lea y lo regrese a la calle en un verdadero círculo virtuoso. 

También debemos agradecer las lecturas con artistas, que promueve Conaculta, con el programa “Leo, luego existo” y que se realizan casi todos los meses, con entrada libre, en el Gran Museo del Mundo Maya. El Ayuntamiento también tiene varios programas de promoción a la lectura, como el de Libros Viajeros, que lleva lecturas a las comisarías de Mérida. 

Y si a eso le agregamos que también se puso de moda leer, un poco por la intención de hacer lo que los demás no hacían, y un poco porque han surgido muchos escritores a los que no les conocíamos esa gracia, como dos o tres políticos que andan por ahí, el interés por los libros ha crecido considerablemente.  

No me pregunte si son buenos los libros de nuestros políticos-escritores, porque no he leído ninguno y porque en gustos se rompen géneros. Y es que eso de los gustos se refleja totalmente en la encuesta 2015: los libros más leídos por los mexicanos son La Biblia y 50 Sombras de Grey. Temáticas completamente diferentes y opuestas. 

Para el 2016 tenemos el reto de seguir promoviendo la lectura e interesar a más personas a leer. Le cuento que a inicios de 2015 inicié un reto de lectura, con 40 textos, para completarlo a fin de año.

Hasta el día de hoy llevo 30 libros completados, sin mucho esfuerzo y aprovechando cualquier tiempo muerto para leer: mientras espero una reunión, mientras voy a comer y espero la comida, mientras hago tiempo para algo más. ¿Qué le parece que hagamos un reto de lectura para el 2016? Un libro por mes, para completar 12 a fin de año. Vamos a predicar con el ejemplo, ¿Le entra?

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios