11 de Diciembre de 2017

Opinión

Legado

Aprender a hacer el bien y hacerlo bien nos podría permitir la posibilidad de empezar a cambiar nosotros mismos, a generar condiciones de bienestar, para que éstas a su vez se conviertan en nuestro mejor legado.

Compartir en Facebook LegadoCompartir en Twiiter Legado

Del latín legatus y hace referencia a la idea de delegar, de pasar de una persona a otra un bien, una función, una capacidad, etc.

Ejemplos. Educación, cultura, medio ambiente, derechos, obligaciones, riqueza, valores y principios son sólo algunos de los ejemplos sobre las cosas que podemos dejar, transferir o en su caso pasar a otra u otras personas como parte de un legado.
Bienes materiales. Es el caso que en la actualidad la percepción social acerca del término legado se enfoca a cosas o bienes materiales, sin embargo su límite no son los objetos materiales como tales, ya que en la práctica y vida diaria la variedad de cosas que son objeto de ser transferidas como legado son tanto las tangibles como las intangibles.

Cosas intangibles. Hablar de las cosas intangibles es hablar de aquellas cosas que no tienen precio, pero sin embargo tienen valor, lo raro de esas cosas con valor es que muchas veces pensamos que tienen precio pasando por alto su valor.

Las áreas del legado. Las áreas que abarca el legado pasan por lo social, lo cultural, elementos materiales, cuestiones simbólicas, valores, tradiciones, formas de actuar, formas de pensar, incluso pueden tener o representar algo en sentido legal, pero al final y por encima de las cosas materiales prevalecerán las relacionadas con la crianza y tendrán el carácter de infinitas. 

Condiciones. Las condiciones sociales están hoy como están, no requieren una descripción, pero una parte de esas condiciones sociales amerita sin lugar a dudas una distinción, hablo de aquella parte de la que los seres humanos nos estamos ocupando muy poco hoy día, y no se trata de descubrir el hilo negro, sólo es cuestión de reflexión acerca de lo que nos está ocurriendo como personas, a nuestro medio ambiente, la forma de convivir, ideales, valores y sobre todo a la forma en la que se catalogan las cosas, objetos, funciones o capacidades que se van a recibir o dejar como legado.

Importa más lo que tienes. No hay duda que vivimos en una dinámica material, que importa más lo que tienes que lo que vales, y bajo esa visión nuestra descomposición encuentra camino fértil, cosa por demás seria y que debería ser nuestra ocupación; no le llamo preocupación por el simple hecho de que hoy no lo es. Entonces ocuparnos de temas que generan condiciones de bienestar no parece ser prioridad; antes de pensar en un objeto vale la pena pensar en los sujetos.  

El bien. Aprender a hacer el bien y hacerlo bien nos podría permitir la posibilidad de empezar a cambiar nosotros mismos, a generar condiciones de bienestar, para que éstas a su vez se conviertan en nuestro mejor legado. Esa es la reflexión.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios