25 de Septiembre de 2018

Opinión

Lo que está en juego

El incendiario tema de la redistritación mantiene a los políticos locales de todos colores con los nervios a flor de piel ante la incertidumbre que predomina de cara a las elecciones de 2013, que están a la vuelta de la esquina.

Compartir en Facebook Lo que está en juegoCompartir en Twiiter Lo que está en juego

 

El incendiario tema de la redistritación mantiene a los políticos locales de todos colores con los nervios a flor de piel ante la incertidumbre que predomina de cara a las elecciones de 2013, que están a la vuelta de la esquina.
 
Y es que de un plumazo el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (Tepjf) derrumbó el mapa electoral propuesto por el Ieqroo, sentenciando a su titular, Jorge  Manríquez Centeno, a definir un nuevo acuerdo de redistritación en tiempo récord.
 
Con las manecillas del reloj girando sin parar, todo parece indicar que el Ieqroo tendrá que desobedecer el mandato del Tribunal y utilizar el viejo mapa electoral, donde Chetumal seguiría manteniendo cuatro diputaciones de mayoría relativa, mientras que Bacalar, José María Morelos y Carrillo Puerto tendrían cada uno a su legislador.
 
En este escenario el perdedor es Cancún y, pues en el acuerdo de redistritación le  correspondían ocho diputaciones de mayoría relativa, suficientes para que los adversarios del PRI controlen el Congreso, si la realidad coincide con sus proyecciones.
 
Y a eso le estaba apostando el PRD con su aliado, el PAN, ya que pretendían usar la ventaja que brinda el gobernar la alcaldía más pujante del estado para garantizar la victoria de sus candidatos a diputados en una zona electoral que se le indigesta al PRI.
 
Por eso los perredistas, empezando por el alcalde cancunense, Julián Ricalde Magaña, y sus seguidores, pegaron el grito en el cielo y ahora apuntan sus cañones al Ieqroo y a su titular, quien no saldrá sin rasguño de esta situación.
 
Por el contrario, en Chetumal y los municipios sureños hay quienes bailan de alegría ante la posibilidad de colarse a una diputación en el resquicio que se abrió gracias al conflicto limítrofe con Campeche.
 
De inmediato echaron las campanas al vuelo y, aunque no saben si cambiará o no el mapa electoral, se lanzaron con todo para ganar una eventual candidatura en caso de que se caiga por completo la redistritación. 
 
En Chetumal, las regidoras Miriam Osnaya, Irazú Sarabia y Georgina Santín están más que contentas imaginando cómo se verían en el recinto legislativo.
 
También está apuntadísimo el regidor Ignacio López Mora, ex líder cañero que se siente con todo el derecho de representar al Distrito IV.
 
En Bacalar ya daban por perdida la diputación que tradicionalmente controlaban como el V Distrito, pero la resolución del Tepjf alimenta su optimismo. Con las pilas bien puestas  buscando ser legisladora está la regidora priísta con más de 20 años de militancia Nelia Uc Sosa, quien ya empezó a moverse en la comunidad, al igual que el regidor José Manuel de Atocha Castro Gómez, “delfín” del aspirante a alcalde José Alfredo “Chepe” Contreras Méndez.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios