20 de Septiembre de 2018

Opinión

Lo que nuestros empresarios jamás verán

Lo increíble es que cuando le dedico mis columnas a las cosas malas como Laura, me llegan decenas y decenas de mensajes.

Compartir en Facebook Lo que nuestros empresarios jamás veránCompartir en Twiiter Lo que nuestros empresarios jamás verán

Hay veces en que digo: ¿cómo le voy a hacer para darle tanta información a la gente?

Están pasando muchas cosas en la televisión. Deje usted las malas, jamás acabaría de escribirle de las buenas.

¿Pero qué sucede?, que cuando le escribo de algo positivo, ¡zaz! ni quién me lea. En cambio, le escribo de algo espantoso y, ¡riájale!, no me acabo el éxito.

Lo increíble es que cuando le dedico mis columnas a las cosas malas como Laura, me llegan decenas y decenas de mensajes con el mismo texto: “No pierdas el tiempo escribiendo de estupideces. Queremos cosas buenas”.

Pues dirán misa pero cuando les hago caso, me va como en feria y ahí sí nadie me manda mensajes dándome las gracias.

Nos gusta hablar de lo malo. Como que disfrutamos regodeándonos en la mediocridad. Como que nos da placer el conflicto, sentirnos superiores, poder atacar. Es todo un tema.

¿Y por qué le estoy diciendo esto? Porque hoy le voy a hablar de dos series maravillosas, fundamentales, y ya sé lo que va a pasar: si no le pongo la palabra mierda, aunque sea para engañarlo, no me va a leer o si me lee, se va a quedar callado.

Pero pues ni modo, yo tengo una obligación con usted y la voy a cumplir aunque me cueste. Por favor tome nota.

Gigantes de la indutria

Voy a regañar a los señores del canal History. ¿Por qué? Porque el próximo domingo, a las 22:00, van a estrenar una obra maestra exquisita, titulada The Men who Built America.

¿Y? ¿Por qué los voy a regañar? Porque le pusieron, en español, Gigantes de la industria. Así no la va a ver ni la mamá de su director general. Es como para salir corriendo. De flojera.

La hubieran dejado con su título en inglés o le hubieran puesto Los hombres que construyeron América (o Estados Unidos para los mexicanitos que no le agarran la onda al verdadero nombre de ese país).

Pero así, van camino a la catástrofe, suena a documental de 1987 y es una pena porque le juro que es la cosa más emocionante, adictiva, costosa, informada y necesaria que se pueda imaginar.

Se trata de una serie documental, que combina impresionantes dramatizaciones con investigación periodística y testimonios de gente del más alto nivel, sobre la primera generación de empresarios que le dio sentido a Estados Unidos.

Usted sabe: desde Rockefeller hasta Ford pasando por Carnegie, Morgan, Vanderbilt y muchos otros más.

¿Y? ¿Qué tiene esto de interesante? Mucho. Primero, porque son grandes historias. Segundo, porque son historias reales. Tercero, porque son historias que nos inspiran.

Cuarto, porque son historias que nos enseñan. Y quinto, porque son las historias que jamás veremos protagonizadas por los empresarios mexicanos.

Ahí está la nota: mientras que aquí nos negamos a darle su importancia a los empresarios y pensamos que la historia solo le corresponde a los políticos, allá, en Estados Unidos, nos dicen síganse engañando para ver si algún día aprenden, para ver si algún día progresan.

Luche por ver esto, por compartirlo con sus hijos, con sus alumnos. ¡Le va a encantar!

Los Borgia 2

Hoy es jueves de la segunda temporada de Los Borgia, a las 22:30, por Proyecto 40 HD, que desde hace varios meses se puede ver en diferentes ciudades del país a través de su señal digital abierta.

No sé usted, pero yo estoy enloquecido con este dato. ¿Como por qué, si esta temporada de Los Borgia ya se había transmitido por los cables y las antenas directas al hogar?

Estoy feliz porque cuando se transmitió por televisión de paga, pasó como una serie más, del montón, perdida en la inmensidad de las películas.

Aquí, Proyecto 40 HD la está pasando como lo que es: una serie importante, de la más alta categoría, inteligente, fuerte, espectacular, de lujo.

Y no solo eso estos señores están pasando la temporada dos justo después de la uno para respetar a su público, a sus anunciantes y para darle continuidad al concepto, pero, además, hacen algo que me encanta.

¿Qué? Ponen a participar al público antes y después de los cortes comerciales, lo cual se traduce en un muy sabroso movimiento en las redes sociales.

Hay mucho que aprenderle al tratamiento que Proyecto 40 HD le está dando a este título y, en general, a todas sus series, y, por supuesto, a Los Borgia como acto de rebeldía editorial.

¿A qué me refiero con esto? A que mientras la mayoría de los canales de televisión de este país están más mochos que nunca, Proyecto 40 HD no se tienta el corazón para recordarle al mundo esta historia que cuestiona nada más y nada menos que a la Iglesia católica.

Sí, es en un momento muy lejano y específico, y con una adaptación que tiende mucho hacia la construcción de un show tipo Da Vinci’s Demons, pero es finalmente algo que cuestiona, que incomoda, que sorprende e invita a la reflexión.

No se la pierda. Nos vemos a la noche en Proyecto 40 HD.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios