20 de Septiembre de 2018

Opinión

Lo que quiso decir el General…

Los mandos militares desdeñan la retórica y las metáforas en sus discursos; las órdenes no deben dejar lugar a dudas ni dar pie a interpretaciones.

Compartir en Facebook Lo que quiso decir el General…Compartir en Twiiter Lo que quiso decir el General…

Acostumbrados a interpretar y ‘”leer entre líneas”, varios periodistas, y hasta militares, han interpretado algunas declaraciones del General Secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda, vertidos en una larga entrevista con el periódico El Universal, a principios de esta semana.

Como quejas, señalamientos y hasta “amenazas” han comentado las respuestas del divisionario de cinco estrellas, en relación a tópicos como el caso Tlatlaya, la participación de militares en el combate a la delincuencia (que socava el prestigio de las fuerzas armadas) y la urgencia de regular esta actuación, el fuero castrense acotado y hasta el fantasma de un “golpe de estado” ha rondado esas interpretaciones.

Se olvida que, a diferencia de los políticos, los mandos militares desdeñan la retórica y las metáforas en sus discursos. En una organización militar las órdenes no deben dejar lugar a dudas ni dar pie a interpretaciones ni ambigüedades; son directas, objetivas, concisas.

En obvio de espacio, presento tres de las respuestas del jefe del Ejército en ese duelo de inteligencias, cómo suele definirse al género periodístico de la entrevista:

1.- Los soldados deben pelear una guerra para la que no fueron entrenados (…) en la que permanecerán al menos durante todo este sexenio pues no ve esfuerzos decididos en la gran mayoría de los estados para fortalecer a sus policías. “No es nuestra vocación, no nos sentimos a gusto haciendo funciones de policía. Los costos han sido altos, pero han valido la pena”.

2.- En la Constitución no hay nada que diga cómo deben de actuar las Fuerzas Armadas, hasta dónde, en qué lugar, en qué tiempo; “creo que hace falta llenar este vacío y me parece que tendría que pensarse en una ley de seguridad interior y una ley de defensa nacional“.

3.- Muchos dicen que el Ejército es una de las instituciones que más violan los derechos humanos, pero en todas las encuestas es la institución más confiable. “Una incongruencia en la que alguien debería decirnos dónde está el problema. No podemos ser violadores de derechos humanos y al mismo tiempo los más confiables".

La respuesta llegó un par de días después, porque el Senado informó que alista una reforma al marco legal de las Fuerzas Armadas para dotarlas de más certeza en su actuación en labores cotidianas como el combate al crimen organizado, quizás con la creación de una Ley de Seguridad Interior o modificando la Ley de Seguridad Nacional.

Como vemos, no hay ni amenaza ni descontento en soldados y marinos, simple y llanamente se requiere, como ya prevé la Cámara alta, una ley que permita al Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea tener más sustento legal en las tareas subsidiarias que desde hace casi una década desempeñan en el territorio nacional. 

(Nota del autor: Para leer la entrevista haga 'click' aquí

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios