21 de Septiembre de 2018

Opinión

Los anarquistas no existen, son los papás

La verdad es que los anorcos no tienen la culpa de lo que pasa aquí, son las rentas de la crisis de su civilización.

Compartir en Facebook Los anarquistas no existen, son los papásCompartir en Twiiter Los anarquistas no existen, son los papás

Aunque está científicamente probado que los dinosaurios no cambian, dudo mucho que los anorcos anarquistas hayan sido creados en el Mordor del PRIcámbrico temprano, como han dejado entrever con sus insidias muchas almas llenas de rencor social. La misma clase de personas sin humanidad que acusan al gobierno de usar a los anarquistas como su batallón Olimpia reloaded, deben ser los mismos canallas a los que no les gustó la película de Eugenio Derbez y que luego de su triunfo y de haber superado Buñuel no hacen sino retorcerse de envidia. 

Y es que a los que están enojados con la vida les debe gustar más el teaser con rolling gag que hizo Guillermo del Toro para Los Simpson que No se aceptan devoluciones.

Ese tipo de mexicanos que creen que ni las autoridades federales ni las defeñas planearon con debida anticipación las marchas del 2 de octubre que no se olvida. Ni modo que hubieran pensado nuestros estrategas, avezados en las artes de la guerra, que iba a ser a la manera de un tranquilo y relajado América-Pumas. Claro que no, pero seguramente pensaron que ante la chafa pelea del Canelo, era necesario dejar que se enfrentaran anorcos vs. Granaderos para irle soltando presión a la olla exprés. O sea, dónde estaríamos si no hubieran sacado a pasear sus poéticos rencores trogloditas. Digo, como en un partido de hockey sobre hielo donde si dos jugadores están muy calientes los árbitros dejan que se agarren a golpazos para que saquen sus demonios. 

Así, qué imagen más idílica la del granadero caído siendo pateado por unos montoneros molestos y encapuchados; qué bonito el guardián del orden que agarra a cascazos a un grupo de jóvenes; qué maravilla ver a los anorcos echándole fuego y refuego a los escudos de la policía; la police girl que le pone un patadón en el trasero a una chica hipster…

Cosas que te devuelven la fe en la humanidad como el Manual de Autodefensa de los anarquistas que habrían hecho sonreír a los Flores Magón, pero que tanto han conmovido a nuestros intelectuales y opinadores profesionales como si estos no fueran casi tan viejos como los manuales para hacer una bomba atómica aparecidos en Mecánica Popular.

Pero la verdad es que los anorcos no tienen la culpa de lo que pasa aquí, son las rentas de la crisis de su civilización. Y es que son de esos anorcos a la ambigua que todavía no leen a Bakunin.

Ya no se supo si la señorita Laura salió a defender a los uniformados. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios