24 de Septiembre de 2018

Opinión

Los impactos del satélite Centenario

El Gobierno ha hecho esfuerzos por convencernos de que el fracaso de poner en órbita el satélite no es tal.

Compartir en Facebook Los impactos del satélite CentenarioCompartir en Twiiter Los impactos del satélite Centenario

El malogrado satélite Centenario sería utilizado en tareas de seguridad nacional, pues operaría en la Banda L, usada por el Ejército, la Marina, PGR, Cisen y Policía Federal para mantener enlaces con movilidad y seguridad en zonas críticas, lo que, por supuesto, afecta las operaciones en la lucha contra el crimen.

El satélite también serviría para brindar servicios de banda ancha en zonas más apartadas del país, y permitiría mantener la comunicación en poblaciones, transporte terrestre, buques y aeronaves, "aún en condiciones de clima adverso y desastres naturales", según declaró en abril pasado Gerardo Ruiz Esparza, titular de la SCT.

Pero, tras la caída del Centenario, el pasado fin de semana, luego del desplome del cohete Protón-M de la agencia espacial rusa Roscosmos que intentaba ponerlo en órbita, el Gobierno ha hecho esfuerzos por convencernos de que el fracaso de esa empresa no es tal. Como a muchos, me asaltan algunas dudas.

A ver, se pagaron por adelantado 50 millones de dólares por asegurar el satélite mexicano, que costó 300 millones de dólares, así como el del fallido lanzamiento por 90 millones de dólares. La SCT minimizó el daño y dijo que el satélite Morelos III, que será lanzado el 22 de octubre hará las funciones que correspondían al Centenario. Así de fácil.

Si, como dice SCT, la construcción de un satélite y del cohete lleva 36 meses, ¿esto no representa una pérdida en horas-hombre? ¿O qué, la gente que labora durante ese lapso lo hace gratis? Y si bien el seguro se contrata con el objetivo de paliar un impacto económico desfavorable, este pago también es un gasto según las reglas de contabilidad.

Lo peor del caso es que no hay responsabilidades, pues (mueve a risa el argumento): se analizó la posibilidad de cancelar el contrato, sin embargo eso representaba una penalización de 60 millones de dólares, por lo que se decidió continuar con el lanzamiento.

Pero SCT no consideraba que el lanzamiento fallaría, de otra forma no se explica que haya convocado con bombo y platillos a seguir la transmisión en vivo a través de su página de Internet. El caso es que no hay responsables de la toma de decisiones, aun cuando el fracaso quiera convertirse en éxito.

El tren México-Querétaro

El caso del satélite parece al de la decisión de cancelar la licitación del tren México-Querétaro para evitar futuras acciones que pretendieran bloquear la construcción del proyecto, en previsión de que algunos legisladores, desacreditara el fallo “por supuestos favoritismos políticos”, según dijo Ruiz Esparza, quien al principio había defendido el proyecto.

Ayer se informó que el consorcio China Railway Construction ya presentó la solicitud de los gastos no recuperables por la revocación del fallo en la licitación del Tren México-Querétaro.

Es tiempo de que el impacto del satélite alcance al titular de SCT. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios