23 de Septiembre de 2018

Opinión

Los típicos buenos deseos

En las “cartas a Santa” y los deseos para el 2017 se repiten dos deseos fundamentales para el bienestar: la seguridad y la sana economía...

Compartir en Facebook Los típicos buenos deseosCompartir en Twiiter Los típicos buenos deseos

En las “cartas a Santa” y los deseos para el 2017 se repiten dos deseos fundamentales para el bienestar: la seguridad y la sana economía. Hay otros, pero ambos renglones de la vida son procurados por propia naturaleza humana.

El primero de los deseos tiene que ver con la integridad personal y colectiva; con la no violencia en general. En un contexto de agresiones, violaciones a los derechos humanos, intentos de secuestro, ejecuciones, robos de niños y asaltos, es lógico que sea una de las peticiones más recurrentes en el país. Quintana Roo no se escapa.

El segundo guarda relación con el empleo, el emprendedurismo, la bonanza, el ahorro y la no deuda, principalmente. Una mayoría lo asocia con la estabilidad emocional, por lo que este deseo puede sobreponerse con facilidad al primero. No hay quien desestime tener más y mejor.

Y es que en el recuento se constatan los porqués. Por ejemplo, hechos violentos han ocurrido con inusitada maldad en Cancún, trastocando la aparente seguridad de gran parte del año, cuando a Cancún se le agrupó con otras ciudades (como Mérida o Campeche) con índices delictivos a la baja. En entregas anteriores analizamos los supuestos motivos de la violencia en este mismo espacio.

En los últimos días, algunos acontecimientos provocaron pánico: el decapitado encontrado en la Región 219; el intento de robo de un bebé en la Supermanzana 251, o la balacera en una feria navideña de la avenida Kabah. Son más, pero a juzgar por los comentarios en redes sociales, estos tres activaron todas las alertas.

Respecto al segundo deseo, la preocupación de los ciudadanos se explica por los cierres de negocios, los recortes de personal, la austeridad, la inflación y el aumento de impuestos. Aun cuando son medidas impopulares, son inevitables para reducir el gasto y lograr estabilidad. Lo que mata es la incertidumbre y que el bolsillo no aguante.

El fin de 2016 y el arranque de 2017 son complicados para la economía de los mexicanos, ya que la famosa “cuesta de enero”, así como el incremento de varios productos y servicios, obligan a reajustes constantes para que alcance. Verse apurado es prácticamente imposible en tales condiciones.

Visto así, habrá que acomodar el presupuesto a los nuevos precios de la gasolina, el gas LP, la luz, el cable, el pasaporte, el hospedaje, los materiales para construcción, entre otros valores. De esta manera, es justificable la inquietud, sobre todo en los hogares con menos oportunidades, donde recurren a lo impensable para sobrevivir.

Evidentemente las circunstancias tienden a ser adversas y los esfuerzos de las autoridades suelen ser insuficientes. Por más planes y estrategias, predomina la inseguridad, faltan empleos y escasean los recursos. Por lo mismo, urge la participación más allá de la esfera pública, incluyendo la de intelectuales, empresarios y ciudadanos.

Será posible mitigar los efectos negativos y cumplir las expectativas cuando los servidores públicos hagan su parte; los empresarios se comporten a la altura; los académicos aporten lo suyo, y los ciudadanos cumplan como corresponde. Lo ideal es prepararse para cualquier escenario. Total, no hay mal que dure 100 años.

Desorbitado

Abundan las especulaciones en torno a la inminente deportación a México del exgobernador Mario Villanueva Madrid, preso en Estados Unidos por supuestos delitos de los que se declara inocente. ¿Viene por la revancha?, se preguntan muchos.

Algunos critican el carácter político y no humanitario que se le ha dado a su regreso, aunque deben recordar que ha tenido una participación atípica desde la cárcel en los últimos meses, incluso durante el más reciente proceso electoral. Él lo ha querido así por más de una razón.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios