24 de Septiembre de 2018

Opinión

Los villanos de moda

Los “malos” están de moda por estas fechas, justo cuando las autoridades definen las formas y perfilan el rumbo de sus gobiernos...

Compartir en Facebook Los villanos de modaCompartir en Twiiter Los villanos de moda

Los “malos” están de moda por estas fechas, justo cuando las autoridades definen las formas y perfilan el rumbo de sus gobiernos. Además, las auditorías arrojan resultados escalofriantes, con los cuales se multiplican las reacciones. Hoy, empresarios, académicos, dirigentes sindicales y ciudadanos, también alzan la voz. 

¿A qué se debe la aparición magnificada de los “villanos”? En todo inicio se tocan intereses, hay una nueva correlación de fuerzas y muchos optan por desacreditar al adversario para posicionarse mejor. Más en un ambiente tenso.  

Por lo mismo, pertenecen a todos los partidos y son de sectores diversos, pues mientras unos consolidan su poder, otros se aferran a lo poco que les queda. En ese estire y afloje se miden fuerzas para conocer capacidad de reacción, flancos débiles, aliados y otros factores de análisis. 

Así, surgen los nombres del ex gobernador Roberto Borge; Raymundo King de la Rosa, coordinador del PRI en el Congreso y dirigente estatal de ese partido; José Luis “Chanito” Toledo Medina, diputado federal del PRI; Fidel Villanueva, magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia; Juan Pablo Guillermo, ex secretario de Finanzas; Perla Tun, presidenta de Cozumel; Juan Vergara Fernández, actual secretario de Finanzas y Planeación, así como Manuel Alamilla, oficial mayor del gobierno estatal. 

No son todos, pero sí quienes son noticia fresca; ya sea por errores, omisiones o presuntas acciones deshonestas, o porque son forzados por bloques de presión acostumbrados a viejas prácticas y actitudes que no facilitan un proceso todavía lleno de dudas. Basta echar un vistazo a los principales titulares para actualizarse.

Pero para muchos ciudadanos la grilla (ni a denuncia alcanza en ciertos casos) sigue siendo una decisión equivocada, en un contexto en que se manifiesta con mayor nitidez la lejanía ideológica entre los políticos de siempre y quienes aspiran a construir.

Porque la clase política ha tenido meses intensamente malos y podrían ser peores si perdura la terquedad, la imprudencia y la sinrazón. Los de uno y otro bando no logran entender que hay fuerzas emergentes con lucidez intentando crear una alternativa política real, con nuevos actores, en sintonía con la población y no con las élites.

Ello, por supuesto, no implica -de ningún modo- ignorar u olvidar los abusos del pasado, tampoco minimizar las pifias del presente. Lo que corresponde, entonces, es una reflexión crítica en torno al sistema, a la altura de las expectativas, donde tengan cabida mujeres, jóvenes y otros participantes, incluso, ajenos a la partidocracia.

Esto último es impostergable, porque los ex servidores públicos (y algunos en funciones) no solamente han desoído a los interesados, sino que han tomado determinaciones para continuar favoreciendo a grupos minoritarios.

La mala distribución del poder no permite que exista igualdad ciudadana, lo que deriva en baja participación y alta desconfianza en perjuicio de los gobernantes. Los ejemplos de esta anomalía sobran en Quintana Roo.

Están a tiempo de corregir y reintentar convencer más allá de la “burbuja”.

Desorbitado

Nuestros representantes populares traen “grillita” en el Congreso. “Es culpa de Raymundo King”, coinciden diputados de la XV Legislatura. ¿Por qué? Perredistas, panistas, verdes, incluso priistas y de las otras fracciones, sugirieron en varias ocasiones que no fuera el coordinador de la bancada. Se pretendían consensos y acuerdos con aquellos sin linaje desgastado. No prosperó esa idea.

Ello explica el trato “desigualdad e incorrecto” contra los oficialistas de antaño. En las sesiones transmitidas por redes sociales se han visto reclamos de los aludidos. “Nada que no hayan hecho ‘ellos’ antes”, justifican los acusados. ¿Merecido? ¿Necesario?

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios