24 de Octubre de 2018

Opinión

Maduro desmantela la economía venezolana

Maduro había ya adelantado que pretende promulgar una ley que regule los márgenes de ganancia a los sectores productivos.

Compartir en Facebook Maduro desmantela la economía venezolanaCompartir en Twiiter Maduro desmantela la economía venezolana

El martes de esta semana la Asamblea Nacional de Venezuela aprobó la Ley Habilitante que le concede poderes especiales a Nicolás Maduro, el presidente venezolano dispondrá de un año para poder legislar por decreto, sin que las leyes que establezca tengan que pasar para su aprobación por el congreso. 

Maduro había ya adelantado que pretende promulgar una ley que regule los márgenes de ganancia a los sectores productivos y otra ley para regular las importaciones y promover las exportaciones.

La polarización de la sociedad venezolana se incrementó a partir de las últimas elecciones presidenciales, en las que, según el Consejo Nacional Electoral, el sucesor de Hugo Chávez ganó las lecciones con un 50.66% de los votos frente al 49.07% de los votos del opositor Henrique Capriles. Los opositores denunciaron fraude electoral y no aceptaron el triunfo y la presidencia de Maduro, la política oficial ha hecho responsable a la oposición de la situación de tensión social y económica que Venezuela atraviesa en estos momentos.

El gobierno no contaba con los votos necesarios en la Asamblea Nacional para poder autorizar la ley Habilitante. ¿Cómo podría el gobierno lograr los votos necesarios?, la respuesta fue el desafuero de la diputada María Aranguren, acusada de corrupción; el cargo fue asumido por su suplente favorable al gobierno y así se logró el número necesario de votos. La oposición denunció que se trataba de una maniobra política para garantizar al gobierno la aprobación de la ley que le permitiría al presidente legislar por decreto.

Desde el 2003 el precio del dólar es controlado por el gobierno, el tipo de cambio oficial es de 6.3 bolívares por dólar, en el mercado negro el valor del dólar alcanzaba hace dos días los 63.97 bolívares, más de 10 veces el valor oficial, la inflación se eleva al 50% anual, la semana pasada Maduro decidió bajar los precios por decreto y ordenó bajar los precios de electrodomésticos y posteriormente de zapatos, ferretería y automóviles entre un 20% y un 70%. 

Como algunos se negaron a aceptar esta orden el propio presidente promovió la ocupación de una cadena de electrodomésticos y el arresto de más de 100 empresarios acusados de manipular los precios. 

Los comerciantes señalan que reponer sus mercancías les resulta imposible cuando el gobierno que debe abastecerlos de dólares al tipo de cambio oficial no lo hace, principalmente por la falta de un flujo de divisas estable y por las políticas de gasto establecidas por las autoridades. Los comerciantes tienen que vender a precios más elevados para poder adquirir nuevos inventarios al precio del mercado libre en el que el dólar es 10 veces más caro, el gobierno acusa de especulación a los empresarios, la realidad es que al no poder resurtir sus anaqueles los comerciantes no pueden ofrecer suficientes productos para el consumo; la escasez de productos básicos alcanza ya un 20% y el gobierno culpa de la crisis a la oposición.

El gobierno de Venezuela cuenta con gigantescos recursos provenientes del petróleo, pero tiene enormes compromisos económicos con todos aquellos sectores que lo han apoyado para mantenerse en el poder; el reparto indiscriminado de beneficios económicos entre los grupos que lo apoyan, los miles de millones de dólares destinados a comprar lealtades, han originado que su política económica no considere inversiones en áreas prioritarias para el desarrollo, no se está invirtiendo en proyectos que realmente sean productivos y dejen beneficios al pueblo; más claramente expuesto, Maduro se ha apropiado de la riqueza del país, para comprar todos aquellos apoyos que le sean necesarios para perpetuarse en el poder.

Ante el quebranto social y económico Maduro ha encontrado el villano ideal, la oposición y sus tendencias capitalistas, y le está tratando de vender al pueblo la idea de que están atentando contra su desarrollo; por lo tanto, si se acaba con ellos el futuro estará asegurado. Es el momento en el que el pueblo venezolano se deshaga de esta falsa creencia, tienen junto a ellos a economías como la chilena y la brasileña que con gobiernos de izquierda han logrado mejorar las condiciones de vida de sus pueblos sin tener que acabar con los empresarios y capitalistas. El tiempo corre y es necesario que el pueblo despierte antes de que Maduro acabe por derrumbar toda la estructura de la economía venezolana y sumerja al país en una de las más grandes crisis de su historia.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios