15 de Octubre de 2018

Opinión

Maestros, Cruz Azul y el Kikín

México aparece muy bien en materia de nutrición, en salud y en bienestar; pero aparece muy deficiente en dimensiones como la seguridad personal o el acceso a educación superior.

Compartir en Facebook Maestros, Cruz Azul y el KikínCompartir en Twiiter Maestros, Cruz Azul y el Kikín

Cuando traté de llegar a la redacción de MILENIO, aquello era un verdadero merequetengue, como suele pasar, debido a la cercanía con la Secretaría de Gobernación, a donde todos los indignados de la patria recalan pensando que un día los van a atender (tengo la teoría de que las verdaderas oficinas del secretario en turno están en una zona bien píriris nais de Santa Fe desde hace como tres sexenios, pero aún no le avisan a nadie).

Suponía que se trataba del magisterio enardecido, pero luego vi que eran los aficionados del Cruz Azul que seguían celebrando su primer campeonato en quince años, en medio de angustias, estrategias chafas y penales, con una pequeña ayuda de El Kikín Fonseca, jugador al que le cayó el chauixtle desde que salió de Pumas e hizo campaña a favor de Jelipillo Calderón. Ya era hora.

Luego pensé que si este equipo acosado por las maldiciones podía levantar una copa muchas cosas eran posibles. #SielCruzAzulescampeón es muy posible que el ex presichente Fox pueda resolver el conflicto entre las dos Coreas. Sobre todo si se lleva a la Martita, ahora que ha reconocido que víctima del Prozac buena parte de las decisiones gubernamentales las tomaron en conjunto. De la doña debe ser aquella frase que hizo retumbar a las lavadoras de dos patas: el clásico “¿Y yo por qué?”.

Si el Cruz Azul ganó, todo es posible. Mientras llega el Apocalipsis, se podría imaginar un diálogo verdadero, sin granaderos de por medio entre los gobiernos federal y guerrerense, con los movimientos magisteriales hoy transformados en populares por las vías de los grupos de autodefensa, para llegar a ciertos acuerdos aún en sus diferencias.

Por lo menos el día de ayer se pudo acordar el desalojo de la Autopista del Sol sin madrazos. A lo mejor el magisterio pensó que el comandante Espartaco era el de la serie de tele y lo que iba a haber era una orgía. Más aún después del intercambio de amenazas y de la nada querida presencia de los azuzadores profesionales y amateurs que ya se relamían los bigotes imaginando una zacapela en las inmediaciones de Chilpancingo.

La imagen de los maestros aproximándose a los bordes de la barrera policial como hobbits ante las puertas de Mordor, no parecía sino darle paso al pronóstico de los últimos días en materia de re-re-represión.

Todo más allá de fundamentalismos entre el capitalismo salvaje y el comunismo primitivo.
Eso sí, si las cosas salen mal —toco madera— siempre podrán decir #TodoesculpadeKikin.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios