19 de Septiembre de 2018

Opinión

La magia de la empatía

La empatía es parte del “lenguaje del amor”. Es un acto de voluntad...

Compartir en Facebook La magia de la empatíaCompartir en Twiiter La magia de la empatía

El amor es el único camino para llegar al centro más profundo del ser humano y descubrir la hermosura de su ser.- Dr. Víctor Frankl, Terapeuta

La empatía es parte del “lenguaje del amor”. Es un acto de voluntad. Tiene la energía suficiente para impulsarnos más allá de los límites del propio yo hacia un “tú” para observar, reconocer y apreciar los talentos, las heridas, las razones y los valores de otra persona. 

Olvidamos, momentáneamente, al recurrir a la empatía el propio interés y la necesidad de autorreconocimiento. Nos damos la oportunidad de entender mejor al otro. Podemos intentar mirar desde su visión, sentir desde su ser y al vislumbrar sus motivos y sentimientos comprendemos su actuación, aunque no compartamos sus razones ni su comportamiento. Al adentrarnos más profundamente en el mundo del otro emprendemos un viaje más lejano; nos distanciamos del propio yo logrando una mejor perspectiva de las razones del otro sin el parámetro de nuestro yo. 

Al acercarnos con respeto y amor al interior de un “tú” que, posiblemente, está sufriendo abrumado por sus acciones equivocadas y sin esperanza, podemos lograr con nuestro amor que encuentre de nuevo su valía, dignidad y arrojo para rectificar su camino y vivir como el ser humano maravilloso que es. 

El objetivo de la empatía es ayudar a que la otra persona descubra el dinamismo de su propio ser, ya que todos estamos inmersos en un proceso de mejora continua. La empatía con respeto (sin juzgar) y en amor (sin condiciones) puede despertar en las personas: recursos, habilidades, fortalezas y sentimientos que jamás imaginaron tener. 

Nadie puede estar plenamente consciente de la verdadera esencia de otro ser humano a menos que lo ame. Al recibir el amor de otra persona somos capaces de concretar nuestras potencialidades y hacernos conscientes de lo que podemos llegar a ser, a veces, cambiando radicalmente el rumbo de nuestra vida, en una transformación y encuentro luminoso y sublime con nuestro verdadero “yo”. 

Practiquemos la empatía y el mundo será mejor. 

¡Ánimo! hay que aprender a vivir.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios