18 de Febrero de 2018

Opinión

La marea roja

Pescadores del oriente del Estado reportaron la presencia de manchas rojas en el agua, que, debido a la distancia de la costa, no se acercó mucho a nuestras playas.

Compartir en Facebook La marea roja Compartir en Twiiter La marea roja

En estos momentos, los que estamos disfrutando de la playa yucateca hemos encontrado momentos en los que el agua del mar que está cerca de nuestra casa se nota un poco turbia y por lapsos hasta despide un olor poco agradable.

La mañana del viernes algunos vecinos de la zona del playón de Progreso reportaron una cantidad considerable de peces que recalaron muertos a la orilla, situación que nos remonta a algunos años atrás, cuando se tuvo en la costa yucateca una presencia de la marea roja que, ese sí, nos desquició casi toda la temporada.  

Recordemos que la marea roja es un fenómeno de orden natural provocado por el incremento numérico de alguna o algunas microalgas en el agua,  las cuales constituyen la base de la cadena alimentaria, ya que son el principal alimento de especies como los moluscos filtradores.

Bajo ciertas condiciones ambientales, como temperatura del agua, salinidad, luminosidad y disponibilidad de nutrientes, éstas proliferan en forma explosiva, provocando un fenómeno que se conoce con el nombre de floraciones algales o “bloom”, los que, generalmente, son beneficiosos para la vida marina.     

Las floraciones pueden provocar grandes cambios en la coloración del agua, debido a que las microalgas poseen pigmentos (que les permiten realizar la fotosíntesis), tornando las aguas a colores rojo, amarillo, verde o café.

Hace menos de un mes, pescadores del oriente del Estado reportaron la presencia de manchas rojas en el agua, que, debido a la distancia de la costa y el sistema de mareas y vientos de esta zona del Golfo de México, no se acercó mucho a nuestras playas.

Ayer sábado nos pidió la Secretaría de Salud estatal que antes de meternos al mar revisemos que el agua no esté muy turbia y sobre todo que no despida mal olor, pues, de ser así, el agua de ese sitio no es apta para un chapuzón y si por descuido llegáramos a ingerir un poco de esa agua nuestra salud estaría en riesgo.

La misma naturaleza del mar, al tener un contexto muy amplio de microorganismos, es propensa a sufrir cambios importantes en las floraciones de microalgas que, debido a su repentino incremento, afectan la disponibilidad y/o captación de oxígeno, provocando mortalidad de peces y otros organismos, y que en grado mínimo podría afectar al ser humano.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios