23 de Septiembre de 2018

Opinión

Más comida, más bebida, más regalos... y deudas

Tal vez consumir no debería ser una parte importante de una celebración que tiene como fundamento un acontecimiento milagroso...

Compartir en Facebook Más comida, más bebida, más regalos... y deudasCompartir en Twiiter Más comida, más bebida, más regalos... y deudas

Alrededor de un tercio de las ventas de los comercios minoristas ocurren en época navideña; comienzan a mediados de noviembre con el “Buen Fin” y hasta mediados de enero después del Día de Reyes. No cabe duda que esta época del año es importante para la economía; pues su inherente salto en la actividad comercial viene precedido por un incremento en la producción y el empleo.

Tal vez consumir no debería ser una parte importante de una celebración que tiene como fundamento un acontecimiento milagroso; pero la Navidad ha evolucionado hasta convertirse en una fiesta familiar y de amor; siendo los regalos la principal manera en que reafirmamos nuestros vínculos con familiares, amigos y conocidos; como si a través de  éstos manifestáramos de una manera palpable la importancia de estos lazos.

Nos guste o no, además de su lado religioso y espiritual, la Navidad se ha convertido en sinónimo de comprar; así pues esta festividad, que en su origen posee cierta cualidad sagrada, es un punto de partida al amparo del cual nos relajamos; comiendo, bebiendo y gastando de más.

Sin duda celebrar, intercambiar regalos, estar con nuestros seres queridos, comer y beber platillos y bebidas especiales nos generan satisfacciones; pero también valdría la pena transitar estas fechas con disciplina financiera; pues a la par de los buenos deseos, propios de la época, llegarán a nuestras puertas, puntuales con el año que comienza, un desfile sin tregua de rentas, hipotecas,  reemplacamiento (en Yucatán), gasolinazos, colegiaturas, gastos en despensa y servicios, obligaciones fiscales, así como fechas y pagos de deudas contraídas (aunque se hayan adquirido a meses sin intereses). 

La famosa cuesta de enero es inevitable, así que está en nosotros hacerle frente de una manera mesurada e inteligente. 

¡Salud! es una de las palabras más usadas en esta época de brindis, fiestas y buenos deseos. También es frecuente que obedeciendo a nuestros impulsos autocomplacientes seamos participes de una borrachera de gastos, la cual casi siempre termina en  una cruda realidad de pagos al inicio del año.

Al amparo de una de las palabras más populares  de las fechas, mis deseos para todos: salud física, financiera y emocional ¡Salud!

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios