17 de Diciembre de 2017

Opinión

Más Debate

Hace poco les hablé acerca del debate, de las diferentes modalidades que existen; el último modelo que conocí fue el Parlamentario Británico...

Compartir en Facebook Más DebateCompartir en Twiiter Más Debate

Hace poco les hablé acerca del debate, de las diferentes modalidades que existen; el último modelo que conocí fue el Parlamentario Británico.

Lo interesante en este modelo es que participan cuatro equipos por ronda de debate, cada uno integrado por dos personas; el primer equipo juega el papel de la Cámara Alta del Gobierno, con un Primer Ministro y un Viceministro; el segundo equipo será la Cámara Alta de la Oposición, con un primer y segundo líder de la oposición; el tercer equipo es la Cámara Baja del Gobierno, con un extensionista y un “látigo” del Gobierno; el cuarto equipo, Cámara Baja de la Oposición, tiene un extensionista y un “látigo” de la Oposición.

Cada participante tiene un rol específico que cumplir, ese rol dependerá de la Cámara que le haya tocado representar.

El Primer Ministro se encargará de realizar las definiciones de la moción, así como el statu quo y sus argumentos iniciales. Los oradores siguientes, pertenecientes a las Cámaras Altas, se encargarán de refutar la postura contraria y de presentar argumentos para fortalecer su postura.

Las Cámaras Bajas cuentan con un extensionista, que presentará un argumento completamente que dé un giro al debate, un punto de vista que no haya sido tocado, un nuevo enfoque; la función de los ”látigos” es hacer un cierre de las posturas, resumir lo ocurrido en el debate, refutar y presentar cuáles fueron los puntos de choque.

En este modelo de debate los equipos pueden presentar un Plan de Gobierno como alternativa para solucionar la problemática planteada, ahí es donde radica la importancia y trascendencia del modelo, ya que enseña a los participantes a ser propositivos, a plantear soluciones.

Todos conocemos la problemática pero de nada sirve criticar si no presentamos alternativas, así que de esta manera estamos educando para ser parte de una nueva generación que no sólo se pre-ocupe de los problemas existentes, necesitamos que se ocupen en su solución, para que de esta manera, cuando ocupemos algún cargo público, podamos ser propositivos, ser el cambio que necesitamos. Decía Barack Obama: el cambio no llegará si esperamos a otra persona o a otra época, el cambio somos nosotros.

En México el debate está aún en pañales, pero poco a poco va adquiriendo más importancia, debido a que fortalece el diálogo, las habilidades de comunicación, expresar y defender argumentos. Existen muchísimos modelos de debate, los invito a investigarlos, practicarlos. Pronto les encantará y constantemente estarán armando argumentos, rebatiendo, contraargumentando.

En el debate hay que estar informado de los diferentes temas, las problemáticas nacionales e internacionales, temas jurídicos, económicos, sociales, políticos, ambientales, etc. Serán personas mejor preparadas para enfrentar los retos de la vida, pero enfrentarlos con las herramientas adecuadas, el conocimiento, la lógica, la retórica y la oratoria.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios