20 de Agosto de 2018

Opinión

Más vale tarde que nunca

El Gobierno Federal tomó al toro por los cuernos y aprehendió a Rubén Núñez Ginés y a Francisco Villalobos Ricárdez, secretario general y de finanzas de la sección 22 de Oaxaca.

Compartir en Facebook Más vale tarde que nuncaCompartir en Twiiter Más vale tarde que nunca

Después de más de treinta años de impunidad por los desmanes, vandalismo y destrucción perpetrados por la CNTE, al fin, el Gobierno Federal tomó al toro por los cuernos y en fulminante acción aprehendió a Rubén Núñez Ginés y a Francisco Villalobos Ricárdez, secretario general y de finanzas de la sección 22 de Oaxaca, dos de los principales cabecillas del movimiento de resistencia de la CNTE.

La captura tiene mucha semejanza y fondo con la ejecutada hace tres años contra la líder del SNTE, Elba Esther Gordillo Morales, pues en ambos casos se oponían fuertemente a la reforma educativa del presidente Peña Nieto. A estos “angelitos” se les suma Aciel Sibaja Mendoza, tesorero de la misma sección, enfrentando los tres los mismos cargos: lavado de dinero y robo agravado.

¿Por qué hubo tanta demora en aplicar la ley? Simplemente porque estuvieron solapados y protegidos por los gobiernos estatales a cambio del clientelismo electoral, algo muy común en los gobiernos de Oaxaca que entregaron su instituto de educación a manos de estos delincuentes que abiertamente se llenaron los bolsillos, además de vender las plazas de maestro o entregarlas a cambio del reclutamiento para nutrir los plantones y marchas que asolaron durante muchos años el centro histórico de Oaxaca y las plazas públicas de la Ciudad de México.

El pecado de Núñez, aunque igual de feo, es más pequeño que el de doña Elba, pues sólo fueron 24 millones de pesos procedentes de comisiones quincenales equivalentes al 3.5 por ciento, calculado sobre la quincena respectiva, por las ventas y servicios que proporcionaban a sus agremiados, a los cuales se les descontaba de la nómina; algo que aprendió muy bien de su “maestra” Elba Esther cuando transfirió a diversas cuentas bancarias del sindicato el pago de sus tarjetas de crédito y otros servicios financieros. Según investigaciones de la PGR existen otros implicados de la CNTE y engloban más de 132 millones de pesos lavados y bien planchados. 

Con la guillotina en marcha, ahora toca el turno a Michoacán, Guerrero y Chiapas para que sus institutos educativos sean auditados y se tengan las pruebas suficientes contra otros cabecillas de la CNTE que se han ensañado contra la indefensa sociedad civil, así pues, esperemos ver pronto tras las rejas a José Luis Escobar Pérez, Walter Añorve, Antonia Morales Vélez, Manuel Salvador Rosas, Ramos Reyes Guerrero, Eugenio Rodríguez, Manuel Zavala y Francisco Bravo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios