25 de Septiembre de 2018

Opinión

Mass media y sexualidad adolescente

Los jóvenes establecen relaciones de noviazgo, llevan al cabo sexo cibernético sin límites, donde la imaginación es quien regula sus confines.

Compartir en Facebook Mass media y sexualidad adolescenteCompartir en Twiiter Mass media y sexualidad adolescente

En nuestra última entrega, analizamos el problema de salud pública que a estas alturas representa el embarazo en adolescentes, su crecimiento y la falta de políticas públicas efectivas para su contención. El día de hoy, me gustaría hablar sobre la construcción de la sexualidad en el adolescente del siglo XXI, intentando analizar los factores que han contribuido a modificar su actual comportamiento en este renglón. 

Cada grupo social construye sus reglas sexuales, aun dentro de cada sociedad la sexualidad es histórica, se transforma con el tiempo. No había el mismo sistema de prohibiciones y valores entre los grupos mesoamericanos que en el México colonial o en el del siglo XX.  Hay una multitud de ideas que en cada momento histórico se han ido creando y recreando, lenguajes particulares que acentúan diferentes rasgos, diversos modelos de identidad y de vida sexual. 

Pero en este mundo atribulado, con escaso contacto familiar y mucho menos plática con nuestros hijos , ¿cuáles son las principales fuentes de educación sexual?

Resulta que en México la escuela es la principal fuente (34 a 37.8%),  seguida de la familia (24%), pero 57% de los jóvenes nunca lo hablan con sus padres y 42% nunca lo discuten con sus madres. Luego entonces, ¿quién está siendo el modelante de las conductas sexuales para  este grupo? Aquí es donde entraría un elemento descollante y peligrosamente insidioso: las tecnologías de la información como internet y celulares.

Quiero decirles que los nativos digitales, nacidos a mediados de los 90, se destacan desde varios aspectos, tienen un código de comunicación muy particular, son multitareas, viven conectados a redes sociales, el 50% entre 14 y 19 años vive texteando, arriesgando su salud e impactando en el  rendimiento escolar y/o laboral. 

El espacio virtual es un universo impersonal, donde los niños y jóvenes resuelven sus dudas, bajo el cobijo del anonimato, a falta de orientación amiga de los padres. Establecen relaciones de noviazgo, llevan al cabo sexo cibernético sin límites, donde la imaginación es quien regula sus confines. Están más expuestos a la pornografía, tienen mayor permisividad y acoso de mujeres. Las relaciones sexuales sin compromiso son el reflejo de un débil esqueleto de los antiguos valores.

En fin, que los adultos estamos dejando que la educación sexual de los menores evolucione sola y sin control, teniendo como guía las herramientas tecnológicas.

Los compromisos del milenio hasta ahora son letra muerta, esperamos la intervención de todos para alcanzarlos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios