10 de Diciembre de 2018

Opinión

Melodías de amor

Todos los candidatos, sin importar el puesto que están buscando, tienen en el desinterés a su mayor competidor

Compartir en Facebook Melodías de amorCompartir en Twiiter Melodías de amor

Pues fíjese que, a casi la mitad de las campañas, no veo a la gente entusiasmada o interesada por emitir su voto. Cada día es más el desinterés, están cansados de la política y de no ver resultados. De tener que trabajar cada vez más para poder mantener un nivel de vida, mientras los políticos trabajan menos y ganan más. 

Sin duda, todos los candidatos, sin importar el puesto que están buscando, tienen en el desinterés a su mayor competidor. En las mesas de profundo análisis profesional e informado, o sea en la grilla, la pregunta para la que todos queremos dar respuesta es ¿Qué pasaría si la gente no sale a votar? ¿Quién gana? 

Pues la verdad es que quién sabe. Es complicado decir qué partido tiene a los militantes o simpatizantes más comprometidos con sus responsabilidades como ciudadanos. Mérida tradicionalmente es panista.

Resalto lo de la tradición porque el voto duro no es tan duro como se cree, simplemente los integrantes de los otros partidos no han sabido cómo llegarle a ese sector para presentarle una opción diferente y atractiva que valga la pena cambiar su voto ya decidido desde hace años. 

El PRI, por su parte, tiene a algunos de los militantes más aguerridos y solidarios que hay: que votan por su partido pase lo que pase, sea quien sea el candidato y que guardan con orgullo todos los calendarios y posters de los gobernadores o diputados que han resultado electos. Y con el PRD, aunque no tiene mucha presencia en comparación con PRI y PAN, sí debemos reconocer que poco a poco han ido aumentando los simpatizantes.  

Ahora bien, ¿cómo culpar a la gente por su desinterés, cuando lo más interesante de la campaña han sido los memes y las canciones? Parece un concurso de bandas de todos los niveles: desde los que le invierten a una canción original, hasta los que hacen adaptaciones de éxitos musicales. Hasta ahorita he escuchado un montón de canciones de campaña y, siendo honesta, mis favoritas son dos: la de Pablo Gamboa, candidato del PRI al III Distrito Federal; y la de David Castro, candidato del PRD al IV Distrito Local.

La de Pablo, ya entrados en confianza, es pegajosa y con buen ritmo, aunque creo que pudieron pensar en algo más original que aquello de “ya llegó la hora” tan bien posicionado por Ivonne Ortega. La de David tiene un ritmo de esos que ponen a bailar sin darse cuenta. Si la elección por la mejor canción de campaña fuera hoy, yo votaría por ellos. Así las cosas.    

Chisme de elección: El debate entre los candidatos a la alcaldía de Mérida quedó organizado, puesto y dispuesto para que pocos lo escuchen. Hacerlo en jueves, a las doce del mediodía y transmitido sólo por radio es como hacerlo nada más para que no pase desapercibido. La próxima semana hablaremos de eso.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios