18 de Septiembre de 2018

Opinión

El mensaje de los aluxo’ob

Esta narración trata de una experiencia familiar que platicó el Dr. Luis Reyes durante los festejos por los 20 años de la fundación de la Escuela de Agricultura Ecológica de Maní.

Compartir en Facebook El mensaje de los aluxo’obCompartir en Twiiter El mensaje de los aluxo’ob

Esta narración trata de una experiencia familiar que platicó el Dr. Luis Reyes, del poblado Chunhuhub, durante los festejos por los veinte años de la fundación de la Escuela de Agricultura Ecológica U Yitz Ka’an de Maní. 

Nos comenta el Dr. Luis que su familia, todos los años, tenía la costumbre de hacer la ceremonia de Sacab. Pero un año fueron posponiendo la fecha de la ceremonia por aproximadamente tres meses. 

En el patio de la casa, la familia criaba muchas aves, y todos los días abrían los gallineros para que las aves salieran al patio a alimentarse. Pero se dieron cuenta de que diariamente amanecía un ave muerta. Entonces, dedujeron que esto se debía a que se había pospuesto la ceremonia. 

Otra de las manifestaciones fue que a diario tenían que matar en el patio a una serpiente barba amarilla y regularmente la encontraban en las inmediaciones de la casa.
También nos comenta el Dr. Luis que un día que fue a criar y a bañar a los cerdos que tenían en su granja, se dio cuenta de que en uno de los corrales los cerdos estaban contentos por proporcionarles comida y bañarlos. En el otro corral los cerdos estaban molestos, gruñendo y haciendo mucho ruido; y era que los animales estaban distrayendo a una serpiente que se hallaba muy cerca de Luis. Por fortuna la madre de Luis se percató oportunamente y le dijo que se alejara lentamente del lugar porque la serpiente barba amarilla estaba en posición de atacarlo. 

Unos días después también observaron cambios en el comportamiento de las abejas, ya que en el mismo terreno el hermano de Luis tenía un apiario y cuando aquél revisaba las cajas, las abejas lo atacaron y esto les llamó la atención porque nunca había sucedido; el caso era tal, que lo cubría totalmente el enjambre, principalmente en la cara. Nuevamente Luis le comentó a su familia que todas esas manifestaciones se debían a haber aplazado la celebración de la ceremonia de sacab. También les comentó que su hermano solamente se dedicaba a producir  miel para vender y no pensaba en alimentar a los aluxes que cuidaban su terreno y la manera de calmar las manifestaciones era ofrendándoles el sacab.

Ustedes pensarán que estas narraciones son cosas fantasiosas, pero en realidad ocurren. Por eso es necesario seguir con estas tradiciones para tener beneficios de los aluxes y los dioses.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios