21 de Septiembre de 2018

Opinión

Mentores persisten en la refriega educativa

A sabiendas que la maléfica consecución con oprobiosa intimidación de realizar paros de labores, cuya imaginación ya está bien montada...

Compartir en Facebook Mentores persisten en la refriega educativaCompartir en Twiiter Mentores persisten en la refriega educativa

A sabiendas que la maléfica consecución con oprobiosa intimidación de realizar paros de labores –dejando al semillero del futuro sin educación básica–, cuya imaginación ya está bien montada, seguramente fungirá como detonador de diversos conflictos y padecimientos sociales.

Con esa reacción en cadena de proporciones inconmensurables, se origina la aparición de un halo de incertidumbre que envuelve a nuestro país y arrincona la educación del futuro de México.

Esta negra profecía se agravará por el nefasto actuar de los mentores de marras, junto a sus torpes fingimientos para hacerse las víctimas, de hecho, lo grave es que socava drásticamente toda la concepción de desarrollo o de cualquier otro tipo de ordenación social.

Por lo tanto, vuelve irrisoria cualquier semejanza de sufridos y esclavizados trabajadores de la educación, -como suele indicarse al final de sus siglas sindicales Y estos, como señuelo o de parapeto, siguen y siguen a lo que les ordenan sus líderes antagónicos, y parece tan irreal, que piensan que al creer en ellos, no hay culpabilidad.

Sólo son letales y catatónicos –como fantasmas del mal– con patrones determinados que han sido esculpidos por la vocación antagónica y, éstos, por supuesto, no tienen identidad para desarrollar el trabajo por la educación comprometido con honor y conciencia. Lo que mencionan en sus pregones con grandes floriloquios retóricos
Y no con lo que ya se constituye una constante en los líderes y mentores seguidores para copar con el amague de paralizar la enseñanza básica con interpretaciones discrecionales, marchas y plantones, o con lo que sea.

Para los dirigentes sindicales y mentores seguidores de Quintana Roo, antagónicos y disidentes, existe un empeño claro de hacerse de todo cuanto exista y se pueda, para imponer como modelo de intimidación y chantaje la parálisis de clases, -atizando el fogón para elevar las llamaradas con largas lenguas de fuego- que, por los fracasos exhibidos, sigue siendo lo idóneo para tratar de establecer la dominación pensando como pasaría en el reino de los ciegos, donde el tuerto es rey.

El chantaje de los maestros está amenazando con la parálisis educativa en el país, por lo que, ojalá que cada quien sepa cuál es su puesto cuando llegue el momento de aplicar la ley, que a todo esto han venido avisando a los mentores para que paren la refriega.

La secretaria de Educación en el Estado, Sara Latife Ruiz Chávez, ya advirtió: “que les quede claro”, en Quintana Roo los maestros deben cumplir con el horario de clases y el calendario escolar expedido por la autoridad educativa.

La Ley de los Trabajadores al Servicio de los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, señala en su artículo 37.- “Salario es la retribución que debe pagarse al trabajador a cambio de los servicios prestados. Si los trabajadores no prestan los servicios de docencia, la autoridad procederá a realizar los descuentos de ley”.

Aunque en días pasados la secretaria de Educación firmó un convenio con la dirigencia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), fue rechazado por alguna parte de la base trabajadora, Ruiz Chávez afirmó: “existe plena disposición al diálogo que nos permitirá avanzar en la solución de los problemas que enfrenta el sector educativo de la entidad”.

“Tenemos una comunicación institucional entre el Gobierno del Estado, la Secretaría de Educación y los sindicatos magisteriales con el propósito de dar atención a la problemática que se genera en el Sistema Educativo en el Estado”, señaló.

Mientras el malvado proceder de dirigentes y mentores disidentes, del SNTE, la CNTE, entre otros involucrados en la refriega educativa y por quienes otorgan privilegios por razones de conveniencia política, con lo que se vulnera el derecho a la Educación, seguirá latente e intermitentemente interminable, mientras no se ponga “un hasta aquí”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios