26 de Septiembre de 2018

Opinión

Mérida y sus aguas residuales (IV)

Está demostrado que el sistema fosa séptica y sistema disposición en un campo de absorción son el método más económico para tratar las aguas negras.

Compartir en Facebook Mérida y sus aguas residuales (IV)Compartir en Twiiter Mérida y sus aguas residuales (IV)

Está demostrado que el sistema fosa séptica y sistema disposición en un campo de absorción son el método más económico para tratar las aguas negras a nivel doméstico; pero para que este equipamiento pueda funcionar apropiadamente es necesario seleccionar el sistema séptico adecuado según el tamaño de la familia y el tipo de suelo, que necesariamente deberá recibir un servicio de limpieza periódico. Estos sistemas de tratamiento doméstico de aguas negras tienen dos componentes indispensables: el tanque o fosa séptica y el sistema de disposición final en un campo de absorción.

Pero, ¿qué es una fosa séptica? Es un contenedor hermético y  cerrado en donde se depositan y acumulan las aguas negras generadas en una vivienda, en el cual reciben un tratamiento primario, separando los sólidos de las aguas negras, al retenerlas en el tanque y propiciando que parte de los sólidos se asienten en el fondo del tanque, mientras que la fracción de sólidos que flotan (aceites y grasas) suben a la parte superior y se eliminan; en el dimensionamiento de la fosa es esencial asegurar el tiempo de retención necesario para permitir a los sólidos sedimentarse, por lo que el tanque debe poder retener las aguas negras cuando menos 24 horas, antes de descargarlas.

Pero, ¿qué pasa con los sólidos? Algunos se eliminan con el agua, otros se digieren y el resto se asienta en el tanque; de la fracción que se queda, hasta un 50 por ciento tiene un proceso de descomposición, mientras que el resto se va acumulando como lodo en el fondo, razón por la cual las fosas deben limpiarse periódicamente; es decir, estos sólidos se deben extraer y conducir a un equipamiento adecuado para su estabilización, secado y, en su caso, aprovechamiento.

Pero, ¿con qué frecuencia y metodología se limpian las fosas sépticas en Mérida? ¿Cómo infiltran sus efluentes? Lo cierto es que las fosas se limpian hasta que ocurre un problema, ya sea de desalojo o de malos olores, aunque miles de ellas jamás han sido ni serán limpiadas, ya que son simples estructuras de paso de las aguas negras que de ellas se van directamente al acuífero, a través de un pozo, contaminándolo. Esto es lo que es realmente urgente diagnosticar y resolver.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios