17 de Octubre de 2018

Opinión

México distraído

Ya empieza la algarabía, la euforia, a unos días de que inicie el Mundial. Los ánimos de la gente están...

Compartir en Facebook México distraídoCompartir en Twiiter México distraído

Ya empieza la algarabía, la euforia, a unos días de que inicie el Mundial. Los ánimos de la gente están por las nubes, todos ya están escuchando samba, bossa nova, a Roberto Carlos, ya la gente se siente carioca.

Las quinielas ya están hechas, las apuestas. La gente tiene el ánimo, mejor dicho, la esperanza, de que vamos a ganar el Mundial.

Pero esto sólo es un reflejo más de cómo somos. Una selección que a duras penas clasificó, que ha tenido un terrible desempeño en sus últimos partidos, pero así nos vemos reflejados, después de todo, estamos acostumbrados al “panzazo”. Ya que como lo revela la OCDE: “México es el país con el peor desempeño en matemáticas, lectura y ciencias”.

Los resultados del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos 2012 (PISA, por sus siglas en inglés), concluyen que a México le tomará más de 25 años alcanzar el nivel promedio de los 34 países de la OCDE en matemáticas y más de 65 años, en lectura, pues actualmente, un estudiante mexicano con el más alto rendimiento apenas logra obtener el mismo puntaje que un alumno promedio en Japón, ubicado entre los diez países con mejores resultados.

El 55% de los alumnos mexicanos no alcanza el nivel de competencia básico en matemáticas, lo mismo ocurre con el 41% en lectura y el 47% en ciencias.

Pero… ¡Qué Viva México, nos vamos al Mundial!

Otro tema interesante y lo han tratado personas expertas en la materia es el referente a que las discusiones y probable aprobación de leyes secundarias en materia energética y en telecomunicaciones, este mes, ocurrirá de forma paralela al Mundial de fútbol. La atención pública va a estar centrada fundamentalmente en el balompié.

Mientras nosotros como sociedad no nos preocupemos y ocupemos en los temas de verdadero impacto social, seguiremos siendo parte de ese “rebaño desconcertado” que mencionaba Walter Lippman, seguiremos viviendo en ese sueño ininterrumpido, seguiremos nadando de a muertito, y México seguirá sufriendo los mismos errores, padeciendo la misma problemática.

Lo que necesitamos es más participación política y esto no es otra cosa que el resultado de una buena educación, que como ya mencioné, falta mucho por mejorar. Veamos la participación política no como el simple hecho de militar, de participar en una campaña, de colgar pendones, veamos la participación política, como una herramienta para que los ciudadanos se integren a la toma de decisiones volvernos politikós como expliqué ayer.

Hoy, los jóvenes debemos empuñar lo que Martín Luther King llamó “coraje moral”, para reclamar una participación más justa y más equitativa. Porque si se quiere exigir que las cosas cambien es indispensable involucrarse en la política y rechazar la conformidad. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios