11 de Diciembre de 2018

Opinión

México no está para besitos

Acapulco está registrando una violencia inaudita, según las notas publicadas en los medios ya mataron a más de quince personas.

Compartir en Facebook México no está para besitosCompartir en Twiiter México no está para besitos

Son serios los incidentes que actualmente vive Guerrero, un lugar que parece maldito por  el diablo: asesinatos, secuestros, violencia, destrucción.

Hay 57 jóvenes desaparecidos y las informaciones son muy confusas, unos dicen que los detuvieron cuerpos policiacos, se los llevaron y los guardaron hasta esperar que los ánimos se calmen, pero ocurre lo contrario. No olvidemos  que a una acción viene de inmediato una reacción en la misma proporción o mayor.

De que están desaparecidos, lo están, pero ahora surge una  versión de la Procuraduría de Guerrero: publica una lista con fotos de los desaparecidos, pidiéndole a la ciudadanía que la ayude a encontrarlos. 

Muy temprano ayer, en el noticiero radiofónico de Carmen Aristegui, se afirmaba que hay once muertos y siguen los demás sin pista, se habla sin confirmar de que fueron delincuentes disfrazados de policías quienes los secuestraron y posiblemente los maten. 

Tarde que temprano se sabrá de estos jóvenes, porque es innegable que las autoridades federales están siguiendo los pasos a los secuestradores y tienen la necesidad irrenunciable de esclarecer  los hechos.

En tanto, Acapulco está registrando una violencia inaudita, según las notas publicadas  en los medios ya mataron a más de quince personas en fuego cruzado. 

A los desaparecidos y los muertos se unen las manifestaciones en el DF de los estudiantes del IPN que no quieren que se cambie  el reglamento  y piden la destitución de  varios funcionarios. 

Insisten en que se están degradando  el estudio, las formas y los resultados, que se quiere convertir una escuela de investigación y ciencia en  un plantel de técnicos y de pobres. 

El país no está para besitos y las autoridades lo saben, hay graves problemas económicos sin resolver, están entrampados con muchos problemas de comunicación y falta de tacto político, tal parece que quieren ejercer su voluntad como niños  maleducados. En fin, el presidente tendrá que aporrear la mano en la mesa y poner orden, ya lo hizo una  vez, puede  repetir la dosis, y los que no quieran estar en el equipo, gracias y buenas tardes; ya han transcurrido dos años, hay que hacer limpieza. 

Se están engentando con tanto compromiso político, pero  no se les puede dar por su lado a todos, habrá muchos que resulten fregados y aislados, pero ni modo. Los intereses  de una minoría no están por encima de la mayoría.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios