19 de Septiembre de 2018

Opinión

Mi “ex” papá

Es difícil respetar a tu padre si lo has visto golpear a tu madre, pero creo que es peor crecer sin saber quién es o con la lección del “ex”.

Compartir en Facebook Mi “ex” papáCompartir en Twiiter Mi “ex” papá

La familia “disfuncional” es algo común, la manera de vivir esa “disfuncionalidad” varía y sorprende. Hace días el sobrino de una amiga nos dijo que hace tiempo que no veía a su “ex papá”. Quise explicarle que en papá, mamá y hermanos no  aplica el “ex”, pero entendí que no era la persona ni el momento indicado. Me quedé pensando en algunas mujeres  que suelen hacer una extensión  del divorcio con sus hijos.

Inculcan odio al padre en vez de generar pensamientos que permitan a los hijos construirse una verdad cercana a la justicia. Entiendo que  una separación implica cosas muy dolorosas  y los motivos varían desde la infidelidad hasta la violencia.

Pero decir  a un niño que aquel que conoció como su padre ya no lo es, me parece que es  de pensarse, que hay claridades mínimas que tenemos que saber para crecer sanamente: saber de dónde venimos para decidir a dónde vamos. ¿Cuál es la fuente que ha generado esta vida? Puede ser que el papá sea una mala influencia, pero llegada una edad valdría la pena ahondar en ello y explicar al niño el porqué del distanciamiento.

He oído señoras que odian tal o cual gesto de sus hijos porque les recuerda al papá, o que cuando el niño regresa del fin de semana en la casa paterna odian como huele o se comporta. ¿Cómo odiar algo que por naturaleza estará ahí desde el momento que fue concebido?  Entiendo que si el papá no aporta un peso para la manutención del niño no merezca verlo o convivir con él, pero esto no significa que deje de ser su padre.

Nuestros padres siempre serán parte primordial de nuestra vida, incluso cuando no sean buenas personas, mirarlos en su real dimensión nos ayudará saber que no queremos ser como ellos, que no vamos a repetir esa historia aun cuando esté en nuestra genética.

En mi familia nos apartamos de mi papá por su alcoholismo, pero su humor sigue estando con nosotros, solemos reconocerlo y creo que en esas risas nos conectamos con “el viejo” aunque llevamos años sin verlo. Es difícil respetar a tu padre si lo has visto golpear a tu madre, pero creo que es peor crecer sin saber quién es o  con la lección del “ex”, que además es una mentira; es tu padre y nunca dejará de serlo.

Algún día hablaré con el sobrino de mi amiga, lo he hablado con ella y está de acuerdo; ese niño es diferente a su padre, vale la pena que pueda mirarse en él y reconocer que sólo los une el parentesco, lo demás lo ha hecho el niño por sí mismo y he de decir que es un niño maravilloso, desinhibido, amoroso y brillante.

Los niños y sus frases sabias concretas y capaces de cimbrar el mundo… los adultos necios que creemos saberlo todo y hacemos como que escuchamos a los niños.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios